El Tercer Parpado en perros y gatos

El tercer parpado de los perros y gatos protege al ojo de agresiones externas.

Su existencia es ignorada por la mayoría de la gente. Sin embargo, todos los animales poseen esta protección adicional que debe ser cuidadosamente preservada ya que cumple importantísimas funciones.-

Lamentablemente el hombre, en su carrera evolutiva, perdió esa estructura anatómica propia del sistema ocular, conocida como tercer párpado, que tan bien defendía al ojo de cuerpos extraños que pudieran introducirse en él. Claro que, en su reemplazo, la naturaleza lo ha dotado de un dedo muy hábil que le permite limpiarlo o frotarlo en los casos en que sea necesario. A modo de un limpiaparabrisas

Estructuralmente, el tercer párpado de las mascotas es una membrana compuesta de un tejido conjuntivo igual al que recubre el ojo. No tiene pelos ni piel que lo recubra y es muy posible que la falta de estos elementos sea lo que impida asociarlo con los párpados exteriores. La mencionada estructura está armada por un cartílago en forma de “T” o de ancla y posee glándulas linfáticas capaces de proveer de defensas al sistema. En el perro y en el gato existe, además, una glándula - conocida simplemente como glándula del tercer párpado - que produce secreción lagrimal.

El tercer párpado en perros y gatos carece de músculos propios que le brinden movimiento: salir, cubrir el ojo o retraerse. Como está ubicado en el sector denominado medial (abajo y hacia la nariz), desde ese lugar sale hacia el lateral y cubre, cuando lo necesita, total o parcialmente al ojo (de algún modo trabaja como un limpiaparabrisas).

Veamos cómo actúa: Cuando el ojo es agredido, o incluso ante un gesto de amenaza, los músculos que lo mueven se contraen simultáneamente y para protegerlo lo retraen hacia la órbita. En ese momento sale el tercer párpado y lo cubre. Todo este movimiento se produce en forma muy veloz y una vez que desaparece el peligro, los músculos que mueven al ojo se relajan y el tercer párpado retorna a su posición normal.


Ventajas que brinda el tercer parpado en los animales

1. Cubre al ojo ante una agresión directa.
2. Su glándula lagrimal accesoria produce el 30 al 40% del total de las lagrimas.
3. Sus folículos linfáticos le proporcionan defensas que le permiten combatir infecciones. (Cuando el ojo está dañado, el tercer párpado se desplaza y permite que los elementos curativos actúen.)
4. Con su movimiento de “limpiaparabrisas” ayuda a eliminar cuerpos extraños que hubieran penetrado en los ojos. Produce lágrimas y protege al ojo de agresiones externas.


¿Qué hay que saber?

Si el propietario de un animal, ve el tercer párpado cubriendo el ojo en forma prolongada tiene que estar atento ya que le puede estar indicando la presencia de algunos de estos problemas:

 -  Lesiones sobre el globo ocular
 - Inflamación
 - Ulceras
 - Heridas
 - Cuerpos extraños
 - O cualquier otro proceso doloroso


Señales a tener en cuenta en el tercer parpado

Algunas personas cuando observan que una película color blancuzco o rosada cubre el ojo de su mascota no saben a qué atribuir la causa y no es raro que piensen que el ojo se ha dado vuelta o que el animal esté mirando hacia arriba. Ni una cosa ni la otra. Simplemente es el tercer párpado que lo está cubriendo. Este es un elemento orientador. Puede aparecer en uno o en ambos ojos y si el perro no tenía anteriormente esa característica habría que investigar su causa. Porque hay razas en las que la salida o protrusión de ese tercer párpado es parcial, pero casi continua. Es decir, que es normal que siempre un poco se le vea. Esto pasa, por lo general, en los casos de perros que tienen los ojos muy expuestos o los párpados inferiores muy caídos (cocker, bassethound, etc.). En esos casos, el tercer párpado, está ejerciendo una función protectora en forma casi constante.

M.V. Prof. José Mariano Bernades Médico Veterinario

 



Recomendar a un amigo...