El comportamiento del cachorro

 

Las primeras semanas
mucha paciencia
dedicación y amor

 

 

 

El comportamiento de nuestro cachorro depende un 20% de su herencia y un 80% de su aprendizaje, es mucho más importante su experiencia que la genética con respecto a su comportamiento. Nuestro cachorro tendrá que aprender a que especie pertenece, cuales son las especies amigas y los medios ambientes tranquilos y seguros, como comunicarse, integrarse a un grupo, etc. El desarrollo corporal se realiza a la par que el del sistema nervioso. El cerebro es el órgano rector de la integración de los comportamientos. Su desarrollo depende de los estímulos que el medio ambiente provee. Debido a que el cerebro se desarrolla durante la preñez y hasta los 3 meses de edad, este período es la fase sensible para la adquisición de numerosos comportamientos. Si el cachorro pierde este aprendizaje podría no recuperarlo más.

Las riquezas o la pobreza de los estímulos que se le den al cachorro en el desarrollo van a inducir la competencia o la incompetencia del cerebro, así como la armonía, y la desarmonía de los comportamientos. Algunas etapas son esenciales y es necesario entenderlas.


Antes de nacer: cariño y tranquilidad

El cachorro comienza a adquirir sensaciones táctiles y emocionales. Es aconsejable acariciar a las madres durante la preñez palpando suavemente el abdomen y evitar toda situación de stress.-


Entre el nacimiento y las dos semanas de edad: etapa de apego


El cachorro mama y duerme, la madre lo limpia y lo empuja hacia su mama. Se apega a ellos y muestra su angustia ante su ausencia. Los cachorros son incapaces de excretar solos, el reflejo de eliminación se activa por la estimulación de su madre. Se aconseja acariciar al cachorro diariamente y respetar su sueño.


Entre la segunda y la tercera semana: escucha y ve

Los ojos se abren hacia las dos semanas y, los oídos funcionan a las tres semanas. El cachorro presenta sobresaltos cuando hay ruidos molestos. Se pueden improvisar pruebas de visión y de audición.


Entre la tercera y octava semana: gruñe y ladra - socialización


El cachorro ya ve, escucha y se desplaza con facilidad. Juega a pelearse con sus hermanos. Ensaya sus medios de comunicación, gruñe y ladra. Se apega a su madre y se angustia si no esta con ella. En esta etapa el cachorro aprende que pertenece a la especie canina y cuales son las especies amigas, para eso debe convivir con hombres, mujeres, niños, y con otras especies como por ejemplo los gatos. También va a aprender a controlar sus mordidas. Debe vivir en un ambiente que sea capaz de estimular la vista, la audición y la actividad motora. El acceso al jardín o al patio, es un medio exterior rico en estímulos, y es muy favorable.-


De la octava semana a los tres meses: empezar a conocer depende de Ud.


El cachorro correctamente vacunado y desparasitado, debe salir a pasear a diferentes ambientes que encontrará una vez de adulto para socializarse correctamente. (La calle, andar en auto, otros cachorros o perros adultos, etc...). Siempre con collar y correa y guiado de la mano de su nuevo líder " el dueño”.-

S.E.C. (Servicio de Educación al Cliente)

 


Recomendar a un amigo...