Es cierto que las mascotas envejecen igual que la gente

 Cómo reconocer el envejecimiento de nuestros perros y gatos y que medidas tomar

Los perros y gatos viejos

Debido a la mejora en los últimos años de las condiciones de vida, control sanitario y de la nutrición, los perros y los gatos viejos han experimentado una prolongación en la expectativa de vida. Hay algunos casos en donde los perros de talla pequeña han alcanzado los 27 años. En general, las razas grandes y gigantes envejecen a una edad mas temprana que las razas más pequeñas. Los gatos domésticos tienen un promedio de vida de 14 años, aunque algunos han alcanzado los 25 a 35 años. Ya que estos perros y gatos gerontes han sido parte de nuestras familias por tantos años, es fundamental prestarle mucha atención a su asistencia y nutrición para asegurarles el máximo bienestar y confort.

¿Cuándo considerar que un perro o un gato es viejo?


Si bien en esta etapa los perros y gatos siguen siendo animales activos y están en buen estado físico, comienzan a manifestarse los primeros signos de envejecimiento.

Es importante hacer notar que los perros de razas grandes y gigantes entran más temprano en esta etapa que los perros de raza pequeña y los gatos. En promedio, los perros de mayor talla comienzan este estadio alrededor de los cinco años, mientras que los perros de talla pequeña lo hacen a los ocho años y los gatos a los diez años.

Es bien sabido que existe cierta correspondencia entre la edad de los animales y las personas. En el siguiente cuadro se hacen evidentes las diferencias de edades observadas entre los perros de distintas tallas.

 

Tabla de correspondencia entre la edad del hombre y la del perro
edad del hombre
0,5 1 1,5 2  4  6  8  10  12 14
16
18
20
Raza Pequeña
15 20 24 28 39
 44  52 60
68
 76  84 90
100
 
Raza Mediana

 10

 18  21  27  39  51  63 75
85
95
Raza Grande
8 14 18 22 40
 58 76
94

 



¿Cuáles son los signos que caracterizan a un un perro o un gato viejo?


El envejecimiento es un deterioro general del organismo que comienza desde el mismo momento que termina el crecimiento. Los perros y los gatos no son la excepción a la regla. Pero la nutrición, un estilo de vida saludable y controles veterinarios regulares pueden ayudar al perro o al gato a mantenerse en buen estado de salud a pesar de su avanzada edad.

Algunos de los signos visibles en esta etapa comprenden: conducta menos dinámica, dolores articulares, pelo mas duro con aparición de pelos blancos, apetito en disminución, trastornos digestivos, disminución de la masa muscular y ósea, pérdida de dientes.

¿Cómo luchar contra el envejecimiento?


El oxígeno es esencial en la vida. Sin embargo, la oxidación resulta en la formación de ciertas sustancias tóxicas para las células, llamados radicales libres. Luego, estos radicales libres reaccionan contra numerosas moléculas biológicas a las que inactivan o destruyen. La incorporación de antioxidantes como vitamina E y C así como con otras sustancias como los polifenoles provenientes del té verde y de la uva (que entre otras funciones cumplen un rol antioxidante sumamente potente, hasta 50 veces mas potente que la Vitamina E -  permite proteger las células del organismo. Esta suplementación debe hacerse tan pronto como sea posible en las razas grandes ya que envejecen prematuramente. Es importante tener en cuenta que los alimentos para mascotas gerontes estén enriquecidos con estos nutrientes para retrasar los efectos del envejecimiento celular.

Los perros y gatos viejos no son todos obesos y, por otro lado, aparecen dificultades en la asimilación de los nutrientes, por lo tanto, una dieta “baja en calorías” es imperativa solo cuando el perro demuestra exceso de peso obvio.

En otros perros, por el contrario, es necesario mantener una densidad energética suficientemente alta en la dieta y mejorar la calidad de los ingredientes usados para compensar la dificultad de asimilación que pudiera aparecer. De esta manera se evitaría que los animales de más edad pierdan peso.

Contrariamente a las creencias populares, no tiene sentido reducir el consumo de proteínas cuando la edad de los perros se incrementa. Las proteínas ayudan al perro a mantener sus músculos y a luchar contra enfermedades infecciosas del entorno. Ya que los perros viejos usan las proteínas dietéticas menos eficientemente que los perros jóvenes, por el contrario se debe incrementar la calidad sin cambiar la cantidad. Para tratar de retrasar la progresión de la degradación de la función renal solamente se justifica la reducción del fósforo dietético.

La calidad del alimento tiene una marcada influencia en la calidad del manto piloso. Cuando el manto se transforma gradualmente en más reseco y la piel menos elástica, una suplementación con ácidos grasos esenciales prueba ser eficiente. El balance se logra por la asociación de aceites vegetales (borraja, soja, maíz) con grasa animal (pollo, pescado) que se encuentra presente generalmente en un justo equilibrio en las dietas comerciales de buena calidad.

Los minerales (hierro, cobre, zinc, manganeso) también tienen un rol importante en el mantenimiento de la calidad del pelo y la piel. Su incorporación en el alimento en una forma especial (minerales quelados) hace posible promover un uso metabólico mejorado en animales con una función digestiva en declive.

Debido a que la actividad física disminuye en perros y gatos viejos, como así también sus movimientos intestinales, es recomendable un leve incremento en el contenido de fibras en el alimento. Este incremento permite luchar contra el riesgo de constipación.

En el caso de perros de talla grande y gigante es conveniente el uso de protectores articulares como la condroitina y la glucosamina, y de taurina, cuya principal función es proteger al corazón de lesiones sumamente graves que afectan su correcto funcionamiento.



Recomendar a un amigo...