El proceso digestivo en perros y gatos



La digestión
en los perros y gatos

El aparato digestivo


 

Los animales tienen un aparato digestivo que procesa el alimento que ingieren. Este proceso tiene inicio en la boca y finaliza en el ano con la eliminación de los materiales alimenticios no aprovechados en el tubo digestivo.

El aparato digestivo de los perros y gatos consta de los siguientes órganos y funciones:

La Boca de las mascotas es donde se produce la ingestión de los alimentos, ayudado por los dientes y la lengua. Aquí se produce la digestión mecánica. La saliva producida por las glándulas salivares, ubicadas en la cercanía a la boca, sirve para humedecer y lubricar el alimento, además ayudan a las papilas gustativas (distribuidas a lo largo del dorso de la lengua) a sentir el gusto de la comida.

Después que un bocado de alimento se mastica y se convierte en una masa, que recibe el nombre de bolo alimenticio.

Luego, a la boca le sigue la Faringe o garganta que es un “tubo” de forma algo cónica que comunica la boca con el esófago. La faringe es una zona común al sistema digestivo y al sistema respiratorio, o sea, que mientras el animal no deglute el bolo, por ella pasa el aire hacia la traquea y de allí a los pulmones, produciéndose el intercambio gaseoso. Durante la deglución, la abertura hacia el aparato respiratorio es cerrada por una pequeña placa de tejido cartilaginoso, la epiglotis, de modo que no entre alimento a las vías respiratorias.

Como se menciono anteriormente, a la faringe de las mascotas le sigue el Esófago, este es un tubo músculo membranoso que va a terminar en la entrada del estómago, llamada cardias. El bolo pasa por el esófago ayudado por los movimientos peristálticos.

Hasta aquí no hay trasformación, ni digestión, ni absorción de nutrientes.


La digestión en perros y gatos

El paso del bolo de la boca a la faringe es proceso voluntario, o sea, que el animal puede decidir en que momento traga. En cambio el pasaje por la faringe y esófago es involuntario, es decir, el animal no puede controlar dicho pasaje.

El alimento esta ahora en el Estómago, este es un órgano con gran cantidad de fibras musculares dispuestas en capas, que realiza también movimientos lo que favorece la mezcla con los jugos que allí se encuentran. En su cara interna hay una serie de pliegues y glándulas que van a formar el jugo gástrico. Aquí comienza la digestión del bolo. Lo que se ataca primariamente son las proteínas.

Se van rompiendo sus enlaces en partículas más pequeñas, pero aún no son lo suficientemente pequeñas como para ser absorbidas. El resultado del proceso digestivo en el estómago es la formación de una suspensión en forma de sopa espesa llamada quimo.

Este alimento que ya comenzó a digerirse va a pasar a la siguiente porción del tubo digestivo, llamada Intestino. El Intestino se divide a grandes rasgos en: Intestino delgado e Intestino grueso.

Veremos ahora la primera porción, el Intestino delgado. Este se compone de 3 porciones llamadas Duodeno, Yeyuno e íleon. El revestimiento interno del intestino delgado tiene aspecto aterciopelado debido a millones de pequeñas proyecciones digitiformes llamadas vellosidades intestinales. Estas sirven para aumentar el área superficial del intestino para la digestión y absorción de los nutrientes.

El duodeno de las mascotas es la porción más corta del intestino, a él llegan las desembocaduras de dos grandes glándulas anexas al tubo digestivo: el hígado y el páncreas. El hígado es un órgano con muchas funciones, pero a nivel digestivo solo nos interesa saber que es el productor de bilis, la cual es vertida en el duodeno y en contacto con el quimo ayuda a digerir las grasas.

El páncreas de las mascotas, también vierte su jugo pancreático en el duodeno, este es muy rico en enzimas digestivas que atacaran a las proteínas, a los hidratos de carbono y a las grasas, desdoblándolas en unidades cada vez más pequeñas, para poder ahora sí, ser absorbidas por el intestino delgado.

En yeyuno e íleon continúa el proceso de digestión intestinal con la ayuda de los jugos intestinales, también ricos en distintas enzimas digestivas.

En la totalidad del intestino delgado es donde se produce la absorción de los nutrientes obtenidos del desdoblamiento de los alimentos por el accionar de las enzimas y sustancias producidas por el estomago, intestino delgado y glándulas anexas.

El intestino grueso de las mascotas esta compuesto por: ciego, colon, recto y ano.

En los carnívoros el íleon se comunica solamente con el colon y el ciego es un divertículo que se comunica con el colon.

La mayor parte de los nutrientes presentes en el quimo de las mascotas ya han sido absorbida en el intestino delgado, el sobrante es lo que llega al intestino grueso. Este sobrante esta formado por la celulosa de los alimentos de origen vegetal y restos de quimo no absorbido. En el intestino grueso el quimo pasa lentamente y en él se absorben agua y sodio, y gradualmente asume consistencia de heces normales. También se forman algunas vitaminas del complejo B y vitamina K, que se absorben y se utilizan.

A través del esfínter anal de las mascotas se eliminan al exterior los desechos de los alimentos ingeridos en forma de materia fecal.

Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota a:

M.V. Raúl Carson - Asesor nutricional del Área Técnica de Nestlé Purina Argentina.

 


Recomendar a un amigo...