Primeros cuidados de los cachorros recien nacidos

 

Lo que hay que saber,
desde que nacen los cachorros
hasta los tres meses de vida.







Los primeros cuidados de los cachorros

¿Cómo cuidar a los perros recién nacidos?

 
Los primeros tres meses de vida son de especial importancia para la vida del cachorro. Conocer cuál es el comportamiento normal de su organismo cuáles son las anomalías que pueden presentarse, qué gravedad revisten; estar advertido sobre el comportamiento normal de la perra en lo que hace al correcto cuidado de su cría y cómo actuar en caso de que no resulte una "buena madre", son algunos de los importantes temas que la doctora María Elena Loza, docente de la Cátedra de Obstetricia y Patología de la Reproducción (F.C.V - UBA), aborda en este exhaustivo reportaje.


¿En que estado se encuentran los cachorros al nacer?


Nacen con lo ojos y los oídos cerrados. No caminan, sino más bien, reptan. Las patas de atrás, prácticamente no las mueven, sólo se movilizan en busca de calor con las patitas de adelante. Tanto el sistema nervioso como el muscular no están totalmente desarrollados, y recién terminarán de formarse con el transcurso de los días.
 

Cuando se mueven en busca de la madre, ¿no lo hacen, entonces guiados por el olfato, el oído o la vista?


Exactamente. Cuando el cachorro queda solo normalmente comienza a reptar en forma de círculos buscando una fuente de calor. Hay que tener en cuenta que la zona mamaria de la madre al estar en lactación, tiene mayor temperatura que el resto del cuerpo y hacia ese lugar el cachorro se moviliza.
 

¿Cuántos días tardan en abrir los ojos?

Depende de la raza e incluso hay variaciones individuales pero, por lo general, lo hacen entre los diez y los quince días de vida, aunque a veces demoran un poco más. Pero, el hecho de que se le despeguen los párpados no significa que vean con claridad. A partir de los veinticinco días comienzan a definir imágenes porque, además de tener los ojos cerrados al nacer, la retina del globo ocular tampoco está suficientemente desarrollada.


¿Y cómo es el proceso con el oído?


Por lo general, los cachorritos pueden recibir del medio externo en el que viven ondas sonoras fuertes, aproximadamente a los veinte días. Hasta ese período, prácticamente, no tienen noción, a través del sonido, de lo que ocurre a su alrededor.
 

¿Qué pasa si sus reclamos de calor o de asistencia no son atendidos?


Si no encuentran fuente de satisfacción, emiten señales sonoras, que se las conocen como "quejidos de desamparo".


¿Durante los primeros días, se alimentan exclusivamente con leche materna?


Sería lo ideal. Son muy importantes, en especial, las mamadas que se realizan durante los primeros días porque a través del calostro, que todavía no es la leche propiamente dicha, los cachorros reciben anticuerpos para defenderse de las enfermedades virósicas.


¿Esto es independiente de que la perra esté correctamente vacunada, o no?

No; una perra con sus vacunas al día pasará a sus cachorros más anticuerpos que otra que las tenga vencidas. Y, esto también es importante porque a esa edad tan temprana ellos no están en condiciones de crear sus propios anticuerpos.


¿Cuándo hay que suplementar la alimentación maternal?


Cuando la madre no tiene suficiente leche o las lechigadas son muy numerosas, se puede dar a los cachorros, a partir del día doce o trece, al margen de que sigan mamando, alimentos tipo papilla. En los casos normales se comienza ofreciendo un buen balanceado aproximadamente a los veinte días, que es cuando la cantidad de leche de la perra comienza a disminuir y los cachorros requieren más alimentos. (Es interesante destacar cómo se comportan las perras salvajes. Amamantan a su cachorros durante veinte días y a partir de ese momento, salen ellas a buscarles la comida. Y lo hacen del siguiente modo: consiguen el alimento mediante la caza, lo ingieren y luego, cuando están con sus cachorros lo regurgitan para que ellos puedan de ese modo incorporarlos a su organismo)


¿Como debe ser la alimentación de la perra en época de lactancia?

Como ese es un período de gran desgaste, conviene proporcionarles alimento balanceado de muy buena calidad (muchas veces, se les da alimentos para cachorros, porque son más ricos en proteínas ), y en toda la cantidad que la perra quiera. A diferencia del momento de la preñez, que es preciso cuidar que no se sobrealimente para evitar que llegue al parto con peso excesivo. Pero, durante la lactancia, la comida debe ser "ad libitum" (sin limites)


¿Cómo se detecta el comportamiento de una buena madre?


En primer lugar, cuando nacen sus hijos, se ocupa de ingerir las membranas que recubren al cachorro, corta el cordón umbilical y les lame todo el cuerpo para estimular el aparato respiratorio y circulatorio de los recién nacidos. También los limpia para eliminar adherencias o líquidos que pudieran quedar sobre sus cuerpos y producirles infecciones. (En estado salvaje, también la higiene del perrito recién nacido se efectúa para evitar que posibles depredadores los huelan y puedan atacarlos)
 

¿Los lengüetazos de la madre pueden compararse con las palmadas que se les dan a los bebé cuando nacen?


Ocurre algo parecido. La perra lame a los recién nacidos, con bastante energía, incluso, los revuelca por el piso. Esto provoca una cierta resistencia en los cachorros y esto, de algún modo y muy levemente, también les sirve para ejercitar su sistema muscular. Además, las lamidas que realiza sobre la pancita y alrededor de los esfínteres de sus hijos es para estimular la micción y la defecación.
 

¿Durante cuánto tiempo realiza la perra esta tarea?

Unas tres semanas. Algunos cachorritos comienzan a movilizar su aparato digestivo y urinario, un poco antes. De todos modos, las buenas madres continúan limpiando a los cachorros, por más tiempo.
 

¿Y si la perra no cumple con esta tarea de limpieza?

En ese caso y aclaro que no es lo habitual, el dueño de los cachorros tiene que ocuparse de la tarea. Para ello, con un algodón humedecido en agua tibia y exprimido debe masajear la zona genital y perineal de los cachorros para ayudarlos a hacer sus necesidades. Este trabajo debe hacerlo cada dos o tres horas luego que los cachorros terminan de mamar y hasta que los perritos no necesiten ayuda para cumplir con sus funciones orgánicas. También deberá el dueño limpiar la paridera.
 

¿Las características maternales de las perras, dependen de las razas?

No, son individuales.


¿Conviene calefaccionar el ambiente donde se encuentran los cachorritos?

Las estufas o calentadores no son recomendables. De ser necesario, se puede colocar, en los costados de la paridera, bolsitas de agua tibia o botellas de agua caliente envueltas en tela, de modo que los cachorritos queden en el centro y la madre ocupe uno de los lados.
 

¿Cual es la temperatura ambiental ideal?

La que oscila entre 21º y 28º, pero hay que tener cuidado; puede resultar demasiado elevada para las madres, sobre todo para las razas de pelo largo. Esto puede provocar que se alejen de los cachorros porque el contacto de los mismos les produce más calor. La solución sería llevar la temperatura a unos 20º - 22º y, en caso de que la madre le moleste, bajarla un poco. A los cachorros, salvo que haga un frío excesivo, la cercanía de la perra les resulta abrigo suficiente.


Pero ¿y cuándo la perra no está en la paridera?


Entonces, los perritos se juntan, se apilan entre ellos, y evitan pérdidas de calor.

Fuente: El Periódico

Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota a: Dra. Maria E. Loza
Docente de la Cátedra de Obstetricia y Patología de la Reproducción (F.C.V - UBA)

 


Recomendar a un amigo...