Zooterapia - Zooterapia en la Argentina

 

Terapia asistida con mascotas

 

Zooterapia: Terapia asistida con animales

Los animales pueden ser muy importantes como complemento terapéutico en tratamientos psiquiátricos, físicos y sociales; también ayudan a reducir el estrés. Existen estudios que evalúan la interacción de diferentes mascotas con los seres humanos y los resultados sorprenden hasta a los científicos más escépticos

Gordos o flacos, sanos o enfermos, deprimidos o alegres, los animales nos aceptan tal como somos y nos enseñan a aceptarnos. Nos permiten conectarnos con nuestro inconsciente, con nuestra parte animal, desestructurándonos de nuestro mundo humano vinculándonos con el mundo animal.

La zooterapia parte de ese principio, y emplea animales entrenados, que junto con terapeutas especializados, interaccionan con pacientes a fin de tratar enfermedades, especialmente de los niños. Sus usos apuntan a la rehabilitación psíquica (depresión, fobias, impulsos agresivos, relajación), física (secuelas de accidentes vasculares cerebrales, plejías, paresias) y social (sociabilización).

En la Argentina ya existe una Unidad de Zooterapia en el Hospital Pedro de Elizalde, de acceso gratuito, que cuenta con perros y terapeutas entrenados para tratar enfermedades de la infancia mediante estas técnicas, usadas muy efectivamente en pacientes autistas y niños con retraso mental.

La equinoterapia es una variedad de zooterapia. En nuestro país, la escuela de equitación “Hipocampo” estableció un Centro de Equinoterapia en el Club Hípico La Horqueta. Allí se utilizan caballos entrenados que ayudan en la rehabilitación y tratamiento de patologías, especialmente motoras.

Las características de este animal, que posee una mezcla de aspecto soberbio, potencia, y movilidad, llevan a la adquisición de estos atributos que son aspectos muy útiles en alteraciones de la motricidad. Está indicada en los tratamientos de algunos trastornos neurológicos, como distintos tipos de parálisis, síndrome de Down, esclerosis múltiple, epilepsia, Alzheimer, autismo y atrofia cerebral, por mencionar algunos. En ciertos cuadros psiquiátricos puede ser muy efectiva, como las fobias y el estrés. Esto se debe a que el caballo utiliza formas de comunicación no verbales y ayuda a los autistas a expresarse.

La delfinoterapia, como su nombre indica, emplea delfines como animales terapéuticos. La interacción entre ellos - que son animales inteligentes y amigables - y el medio acuático - que se asemeja el vientre materno - son muy beneficiosos y ayudan en la motivación. Pero su alto costo dificulta el acceso a ella.

La importancia y la concientización de los aspectos positivos que ejercen los animales han impulsado a que en Japón existan empresas con perros y gatos dentro de las oficinas, con el fin de entregar tranquilidad, relajación y gratificación a todos quienes se desempeñan en estos lugares. El resultado de este estilo es un menor nivel de estrés, con personas trabajando más y mejor.

Una mascota puede ser muy importante como complemento terapéutico en tratamientos psiquiátricos. Los más empleados son los perros y los gatos ya que le devuelven la sonrisa en pacientes deprimidos y así elevan el ánimo. A su vez, permiten sociabilizar a personas tímidas y ayudan en el autocontrol de los impulsos violentos.

Los resultados no son simples especulaciones, ya que existen estudios rigurosos evaluando la interacción de diferentes animales con seres humanos, que sorprenden a los científicos más escépticos.

Cada animal tiene una particularidad en su interacción con el hombre, tanto en su uso en el marco de una zooterapia, como en sus convivencia diaria con su dueño (mejor dicho ‘’compañero’’).

Los perros se denominan animales de contacto ya que tienen mucha relación con sus dueños (se los puede considerar parte de la familia), favorecen la sociabilización (puesto que hay que sacarlos a pasear), al cuidarlos se adquieren responsabilidades (que aumentan la autoestima), y alegran la vida con sus constantes juegos.

Por su parte, los gatos son animales de primer plano. Es decir, que tienen un lugar importante en la vida de sus amos (se los llega a considerar parte de la familia, como a los perros); tienden a acercarse y acurrucarse sobre sus dueños, ejerciendo sensaciones de compañía y afecto.

Y un grupo que no se debe olvidar son los denominados animales ambientales donde se incluyen peces, pájaros y tortugas. Las aves, que en apariencia no serían importantes, han resultado un estímulo en pacientes ancianos. Mugford y M’ Comiscky comprobaron que periquitos incrementaban en este grupo etario la salud física y la relación con sus vecinos.

Compañeros, mascotas, o terapeutas, estos integrantes del reino animal nos ayudan tanto en nuestra vida diaria como en nuestras enfermedades. Considerado un tratamiento alternativo, pude ser que en el futuro ya no se ‘’rotule’’ de esa forma. Muchos fármacos y terapias psicológicas no logran tanto como la zooterapia y si se logra aplicar el concepto de tratamientos multidisciplinarios, es seguro que los animales jugarán un rol importante.

Por Santiago Cortesi, médico

 


Recomendar a un amigo...