La conducta destructiva de los perros - Ansiedad por Separacion


Me solicitan una consulta para “Pancho” un canino de raza Boxer, macho, de un año de edad, por producir destrozos en la casa al dejarlo solo.

Fue adquirido en un negocio de mascotas a los 4 meses de edad proveniente de un criadero. La familia está formada por un matrimonio con dos hijos adolescentes.



La conducta destructiva comenzó a los 7 meses de edad. Actualmente cuando queda solo lo recluyen en la cocina donde tira el agua, llora, ensucia las paredes con las patas, rasca la puerta. Es muy apegado a la dueña, queriendo estar siempre cerca de ella. Hay rituales de salida y llegada.  Cuando ella llega se agita, salta, babea, recién luego de un rato se calma. Come dos veces por día antes que los dueños. Pide comida en la mesa. Duerme sobre la cama de la hija. En el consultorio está pendiente de la dueña saltándole constantemente. Al exámen objetivo general no presenta particularidades.

Diagnóstico: Ansiedad por Separación

Se trata de un trastorno del comportamiento que se presenta en perros de cualquier sexo, raza o edad, cuando son separados de su propietario.

Algunas de las conductas presentadas son:

•    Vocalización
•    Destrucción de mobiliario o artículos personales del dueño.
•    Rascado, hábito de excavar, masticación.
•    Micciones y defecaciones dispersas.
•    Vómitos, diarrea, ptialismo excesivo.
•    Anorexia, bulimia, potomanía.
•    Excesivo lamido hasta auto-mutilación.
•    Hiperactividad, depresión.
•    Saludos muy intensos al reencuentro.
•    Manifestaciones de gran apego con el dueño.

     

Etiopatogenia


Se trata de un hiperapego con uno o varios miembros de la familia alrededor del cual centra toda su actividad. Generalmente el cachorro es separado de su madre a los 2-3 meses de edad y genera un apego con uno de sus propietarios, a menudo aquel que le da la comida, los cuidados y el que le brinda más cariño. Si al llegar a la pubertad no ocurre el desapego (cosa que de permanecer con la madre ocurriría sistemáticamente), se genera un estado de dependencia afectiva que es el origen de la Ansiedad por Separación, apareciendo algunos de los signos antes descrito. Hay una exacerbación del comportamiento exploratorio buscando al ser de apego.

Existen además factores que incrementan esta patología, por ejemplo los rituales de salida y llegada que realiza el propietario con el fin de apaciguar al perro.


Otros factores desencadenan o predisponen la Ansiedad por Separación, por ejemplo:


•    Cambios en horarios,  en la rutina del dueño o más horas solo.
•    Mudanzas.
•    Luego de estar en un pensionado.
•    Menos atención del dueño por la presencia de un bebé u otro motivo.
•    Factores ambientales como menos tolerancia al ruido en los animales que viven en la ciudad.
•    Factores socioculturales como mayor predisposición en aquellas familias sin hijos o cuando estos son adolescentes o donde recientemente murió otro perro.

Es necesario hacer un diagnóstico diferencial con otras patologías que pueden presentar algunos de estos signos, como Síndrome de privación, Sociopatías, Síndrome de hiperapego del adulto, Depresión de involución, Síndrome de hipersensibilidad-hiperactividad, Conductas destructivas de otro origen, Mal aprendizaje del aseo, Comportamiento normal del cachorro.


Tratamiento


El tratamiento se basa en una combinación de un tratamiento cognitivo-conductual, ambiental, metodológico y farmacológico.


Tratamiento Cognitivo:

•    Modificar la relación del animal con su dueño favoreciendo el desapego no respondiendo a sus exigencias

•    Que no duerma cerca del dueño.


Tratamiento Ambiental:

•    Incrementar el ejercicio estableciendo 2-3 paseos diarios, especialmente antes de quedarse solo.     

•    Estimulación del entorno con juguetes para masticar, huesos de cuero, etc.   
                                                 
•    Que no quede el animal encerrado en una sola habitación, por ejemplo que  tenga acceso a un patio.                

•    Proporcionarle otro animal de compañía.   

     
Tratamiento Metodológico:

•    Obediencia: que responda a las órdenes de sentado y quieto para acostumbrarlo a estar lejos del dueño y para controlar la excitación al regreso.

•    Desritualización de las partidas y del regreso ignorando al perro 20 minutos antes de irse y lo mismo al regresar hasta que se calme.
                            
•    Desensibilización a  las señales de partida (tomar las llaves, abrir y cerrar la puerta, etc.), realizándolas pero no saliendo realmente.

•    Habituación a quedarse solo ausentándose el dueño por períodos muy breves aumentando el tiempo gradualmente. 

•    Contracondicionamiento asociando las partidas con afecto, alimento o señales que asocie con el dueño.


Tratamiento Farmacológico:  

•    Benzodiazepinas: (reservado para la terapia a corto plazo de pacientes en situaciones puntuales)    

•    Antidepresivos tricíclicos: (para tratamientos prolongados y es la medicación específica)
         

Conclusión


La Ansiedad por Separación es una patología del comportamiento frecuente en la población canina cuya etiopatogenia es bien conocida.
 
Las medidas terapéuticas señaladas anteriormente deben ser indicadas solamente por el médico veterinario especialista, el que luego de hacer un completo exámen del comportamiento determinará cuales y de que forma implementarlas.

En caso de NO realizar el tratamiento adecuado puede evolucionar en forma lenta de una ansiedad intermitente a una permanente o generalizada y a largo plazo en una depresión de involución.


Agradecemos la colaboracion para la publicacion de esta nota a:

Etologia Clinica Veterinaria - M.V. Maria Virginia Ragau

 


Recomendar a un amigo...