Parvovirus canino CPV tipo 2 C nueva variante del virus en los perros

 

Nueva variante viral  del parvovirus  canino CPV tipo 2C

La variante 2c (así se denomina), del parvovirus canino durante 2009 significó una gran perdida, para los criadores del país y para los adquirientes de mascotas.

Es la enfermedad infecciosa más común de los cachorros en todas las latitudes del mundo. Caracterizada por diarrea, a menudo con sangre. Antes de 1980, el parvovirus canino que la mayoría de las enfermedades causadas era de tipo 2 (PCV-2). Después de 1980 CPV-2 fue sustituido por el CPV-2a se hicieron más comunes y en 1986 apareció otra variación llamada CPV-2b.

En los últimos años, una nueva cepa, CPV-2c ha sido detectada e identificada en Argentina en el Centro de Virología Animal (CEVAN).

Hoy en día, CPV-2b (variante anterior) se ha sustituido en gran medida por esta nueva variante mutada .como el virus más común que causa esta enfermedad en el perro. Hay actualmente un debate si puede haber otras cepas que están empezando a surgir y aún no hayan sido identificadas formalmente, porque es la forma de perdurar de los mismos, o sea mutando.

En la Argentina hay varios casos detectados en todo el territorio. Los casos Positivos del virus mutado en la Matanza en perros vacunados, fue lo que tratamos de diagnosticar y verificar, por los métodos modernos de diagnostico PCR (Diciembre 2008 mayo 2009) Periodo de envió de muestras. Muestras enviadas al CEVAN, Conicet, Fundación Milstein.

Para su diagnostico del PV c2 fue en los alrededores de Clínica Veterinaria San Jorge sita en Boulogne Sur Mer 1322 Tapiales Pcia. De Bs As. El seguimiento se hizo en perros exclusivamente con el programa de vacuna completa o a completar abarcando diferentes edades de los cachorros, y todas las vacunas.

Las historias clínicas, obran en nuestro archivo, adjuntado a los resultados de la tipificación del mismo por PCR en el CEVAN, esto no es una investigación de la eficiencia de una vacuna, simplemente porque todavía no se elaboró ninguna al respecto y se hizo caso omiso de los “criadores” que vacunan por su cuenta sin ningún aval profesional.

Este seguimiento se hizo para dar una respuesta al propietario de las mascotas enfermas y evitar una consulta de confrontación, hacia tal o cual laboratorio o indebida aplicación, lo que daba a entender una falsa falta de idoneidad.

Las vacunas actuales han contribuido a controlar la propagación de esta enfermedad, pero a pesar de ser vacunados, algunos perros todavía contraen la enfermedad y mueren de “parvo”.

El Parvovirus se transmite por contacto con heces que contienen el virus. El virus es conocido para sobrevivir en objetos inanimados - tales como ropa, las ollas de alimentos y pisos de jaulas - por 5 meses en las condiciones ambientales.

Los insectos y los roedores también pueden servir como vectores de jugar un papel importante en la transmisión de la enfermedad. El período de incubación normal (tiempo de exposición al virus en la época en que aparecen signos de la enfermedad) es de 7-14 días...

El Virus se puede encontrar días antes en las heces antes de la aparición de los signos clínicos de la enfermedad, y pueden durar de una a dos semanas después de la aparición de la enfermedad.

Si un cachorro se recupera de la infección por parvovirus será inmune a la re-infección, probablemente por lo menos veinte meses y posiblemente de por vida. Además, después de la recuperación no se eliminan virus en las heces.

Las vacunas actuales de protección contra el parvovirus canino son efectivas excluyendo l la variante mutada; no hay vacunas ni anticuerpos maternales, por lo tanto es letal en criaderos. Y fuera de ellos.

La causas atribuidas al fracaso de vacunas conocidas a nivel mundial, es el nivel de interferencia de los anticuerpos maternos contra el virus. Los anticuerpos maternos son los anticuerpos presentes en la leche de la madre durante las primeras 24 horas después del nacimiento del cachorro...

Solamente en hembras, que hayan sido vacunadas contra la enfermedad en cuestión, tienen altos niveles de anticuerpos maternos presentes en el torrente sanguíneo de los cachorros y bloqueara la eficacia de una vacuna; porque no hace diferencia con el virus de la calle, y el que esta en la vacuna, cosa que comprobamos a diario, por eso se anulo totalmente la investigación viral de cualquier “criadero”, debido a la falta de seriedad de comprometer una Fundación Internacional científica y seria, con gente no idónea.

Este período se denomina la ventana de susceptibilidad. Este es el momento que a pesar de ser vacunados, un cachorro puede todavía contraer la enfermedad por la cual se vacunó, sin ser la nueva variante. En este caso es donde hay que diferenciar al virus porque la enfermedad es la misma, como así su tratamiento y no la cepa que la produjo

La mayoría de de los profesionales sabemos, que el virus de las vacunas es siempre el mismo, se atenúa y elabora para tratar de controlar la enfermedad en cuestión; lo demás depende del elaborador y su marketing.

En resumen, el parvovirus es un problema muy común que tiene gran afinidad por los cachorros y de alta mortalidad en los mismos., dependiendo de la edad y estado sanitario y premura en el tratamiento

Por lo tanto ante una gastroenteritis hemorrágica no tiene sentido hacer el diagnóstico del virus y menos aun si no tiene vacunas de ningún tipo. Y un estado sanitario deficiente, en que las gastroenteritis es moneda corriente, como es la salida de cachorros del algunos “criaderos”

Las vacunas actuales no pueden ser eficaces en la protección contra la cepa mutada. Pero atención que la variante actual seguirá produciendo la enfermedad en periodo de ventana y no vacunados, con los mismo síntomas que la anterior.

LA URGENCIA DEL TRATAMIENTO ES MAS IMPORTANTE QUE TRATAR DE TIPIFICAR EL VIRUS PORQUE EL RESULTADO SIEMPRE LLEGA DESPUES DEL DESENLACE DE LA ENFERMEDAD, SEA CUAL SEA SU RESULTADO.


REFENCIAS: Lic. Marina Gallo Calderon
Centro de Virología Animal CONICET Fundación Milstein Te +54 - 011 - 4687 - 6735


Recomendar a un amigo...