Consejos útiles para la atencion del parto de mi perra


El parto de mi perra paso a paso

Se acerca el final de la gestación, se cumplen los 58 a 63 días, y el abdomen de mi perra parece que va explotar notándose el movimiento de los cachorros, la vagina se agranda y se pone flácida mostrando una secreción transparente y viscosa.

Comienza a tener actitudes raras, se pone más pegote, escarba por los rincones, gimotea, jadea, muestra una ansiedad típica de los que saben que algo va a pasar pero no saben qué. En realidad está dilatando y lo que se acerca es el PARTO.

Busca un lugar tranquilo donde ella se siente segura y quiere que yo la acompañe porque sabe que es mi protegida. Aviso al doctor de lo ocurrido para que esté atento. Quedamos los dos solos, ella jadea y yo tranquilamente acaricio su cabeza.

Comienzan las contracciones, pone su abdomen duro y se encorva como si fuera a defecar, le dura unos segundos y se relaja, cambia de posición jadeando y me mira ansiosa, yo solo la acaricio y controlo la hora. Sé que antes de 120 minutos debe salir el primer cachorro, si no deberé llamar a mi veterinario.

Las contracciones se hacen más frecuentes, la vulva se dilata y una bolsita marrón oscura casi negra emerge por ella; una contracción más fuerte y una nueva vida aparece al mundo. Nace el primer cachorro envuelto en esa bolsita, que no es más que su placenta, unido a su madre por el cordón umbilical.

La perra lo lame y me mira como diciendo ¿y ahora qué hago? , claro es el primer  cachorro del primer  parto y sus reflejos no se han despertado. Aquí es donde yo la ayudo, con mis dedos rompo la bolsita y despejo de líquido la nariz y boca del cachorro, dejo que ella lo siga lamiendo y observo si corta el cordón con sus dientes; como no lo hace, tomo un hilo de algodón y realizo dos ligaduras en el cordón umbilical a 3 y 5 cm del cachorro, corto entre ellas y dejo que la madre lo siga lamiendo. Al principio el cachorro no se mueve ni respira durante unos segundos, luego incentivado por el intenso lamido de la madre, comienza una respiración insegura que en el próximo minuto se regulariza, con movimientos inseguros busca el calor de la ubre y al rato ya está prendido de su teta mamando. Controlo si la placenta es expulsada, sé que cada cachorro tiene su placenta que puede salir con él o salir después varias juntas, si no las despide deberé avisar al veterinario.

Preparo la caja con la bolsa de agua caliente a 40 º C y el trapo limpio qué a modo de sabanita van a contener a los cachorros hasta que termine el parto. Viene otra contracción, nuevamente controlo la hora, esta vez antes de 60 minutos debe salir otro cachorro.

La perra se pone inquieta, saco al primer cachorro y lo pongo en la caja, ya asoma el segundo cachorro envuelto en su placenta, esta vez ya sabe, todos los reflejos están presentes, sola rompe la bolsa , lame el hocico y el cuerpo, corta el cordón con sus dientes, lo sigue estimulando hasta que respira seguro y llega a mamar.

Cuando el segundo cachorro está mamando, pongo a mamar al primer cachorro que estaba en la caja y comienza el ciclo nuevamente que se cumple con cada cachorro que va naciendo.

Terminado el parto traslado a toda la camada a un lugar de la casa que sea abrigado, sin corrientes de aire y poco transitado por las personas.


Algunos consejos para el parto de mi perra:


1-    Es conveniente en el día 50 a 55 de la gestación hacer una ecografía para determinar el número de cachorros y su vitalidad. Prepare de ante mano una caja, unos trapos limpios, una bolsa de agua caliente, hilo de algodón o de coser, una tijera y muchos diarios.

2-    Manténgase tranquilo con lo cual facilitara que su perra se tranquilice. Antes que la acompañe una persona nerviosa es preferible dejarla sola.

3-    Deje que su perra elija el lugar donde quiere parir, no importa donde esto sea. Cambiar el lugar que ella elige solo aumentara su ansiedad lo puede cortar el parto.

4-    Avise a su veterinario cuando comienza el parto para que esté atento en caso que se necesite su presencia.

5-    Una o a lo máximo dos personas, de las más allegadas, deben asistir a la perra durante el parto, el resto de los integrantes de la familia igual que amigos y vecinos deben abstenerse de estar presentes.

6-    El intervalo entre los nacimientos de los cachorros es variable, se han reportado casos de 24 horas, lo importante es controlar el tiempo que pasa entre la primera contracción y la salida del cachorro; con el primer cachorro este intervalo no debe ser superior a dos horas y a partir del segundo cachorro no debe superar la hora. En caso de superar estos tiempos recurra a su veterinario inmediatamente.

7-    Controlar la salida de las placentas, hay una por cada cachorro, en caso de no salir todas o de estar en la duda, notificar a su veterinario para que tome las medidas que correspondan.

8-    Calefacción en la habitación donde están los cachorros, debe estar a 30 – 35 º C, asegúrese que no halla corrientes de aire, aíslelos del piso con bolsas de nylon y papel de diario

9-    No es conveniente ponerles trapos u otras telas, ya que se forman pliegues que ocultan a los cachorros facilitando el aplastamiento por la madre. De ser posible contar con un cajón de parto.

10-    Luego del parto la perra y los cachorros deben ser controlados por su veterinario para comprobar su estado de salud.


Agradecemos al autor de este artículo: M. V. Raúl Alberto Roque Vallone

Médico Veterinario – Profesor Adjunto Cátedra Zootecnia General - Organización Facultad de Ciencias Veterinarias UNR


Recomendar a un amigo...