Agresion en caninos domesticos

La Agresion de los perros hacia la gente

La agresión canina hacia la gente (propietarios o extraños) es una alteración del comportamiento animal muy frecuente que  tiene su origen principalmente en el inadecuado manejo del animal por parte del o de los propietario/s. Obviamente las características de cada raza canina influyen (no es igual la agresividad heredada de un Maltés que la de un Rottweiller) pero no son tan determinantes en la ocurrencia de esta alteración, como lo es el manejo inadecuado que permitió y permite la posición dominante del animal para con las personas en general y para con sus propietarios en particular.  

Esta alteración luego de ser correctamente diagnosticada por un Médico Veterinario especializado en Comportamiento animal, debe ser tratada en forma conjunta entre el profesional y los propietarios.

Independientemente del tratamiento farmacológico y/o quirúrgico correspondiente según cada caso en particular, siempre es necesario realizar una terapia de modificación de la conducta, siendo fundamental la participación del o de los propietario/s del animal y no debiendo ser dejado en manos de terceros la solución del problema. 




Los objetivos de esta terapia son:

 - Lograr revertir la relación de dominancia - subordinación existente entre el propietario y su animal. 

 - Extinguir la conducta agresiva del animal para con las personas y/o animales, logrando que  el mismo acepte la proximidad de los mismos. 

 - Condicionar al animal a mantener conductas no agresivas ante situaciones que  estimulen su agresión.

 

La terapia se basa en 3 puntos fundamentales:

1 - Manejo médico (farmacológico) y/o quirúrgico (castración en el caso de los perros machos) en los casos que correspondan.

2 - Retiro de la atención social. Esto quiere decir que se debe ignorar al animal e intentar tener el menor contacto físico posible mientras se realiza el tratamiento. Solamente tener contacto con el animal cuando el mismo acata una orden y/ o asume una posición de obediencia. No estar pendiente del animal y de lo que hace. Aumentar la ejercitación saliendo a caminar a la calle con el animal, siempre con collar y correa.

3 - Aprendizaje por parte del propietario de la realización de ejercicios de dominancia, técnicas de contracondicionamiento, resocialización, etc. con la guía y la supervisión del profesional actuante (Médico Veterinario especializado en comportamiento animal). 

Debido a que los perros que padecen esta alteración de conducta representan un peligro potencial para las personas, es necesario que el o los propietarios del animal se encuentren al tanto de esta situación, por lo tanto los mismos  deben  conocer todas las implicancias del tratamiento y los riesgos de convivir con este tipo de animales.


IMPORTANTE:
“Recuerde que su animal es un ser vivo y como tal tiene sentimientos y pautas de conducta propias de la especie a la que pertenece. Sólo conociendo y respetándolas usted logrará una convivencia armoniosa y agradable con él”.

Agradecemos la colaboracion por la publicacion de este articulo a: Dr. Ricardo Luis Bruno - Médico Veterinario - UBA – MP 6170 - Especialista en Comportamiento Animal - (CPMV. Resolución N* 728 // 2010 ) Licenciado en Veterinaria (España) - Teléfonos: +54 - 11 (15) 4091 - 2710 - www.conductismoanimal.com.ar 


Recomendar a un amigo...