La dilatacion torsion volvulo gastrica en caninos - DTVG



DTVG en perros es una patología que se puede prevenir.

La DTVG (dilatación torsión vólvulo gástrico) es una patología frecuente en los perros de razas grandes y gigantes, aunque hay ciertas razas o mestizos de menor tamaño, que por sus características físicas pueden sufrir esta patología.

Puede afectar a cualquier edad, sexo, la característica física que predispone a esta patología es pecho profundo y angosto (por ej. Doberman, Basset, pointer, etc.).

No siempre la dilatación gástrica está acompañada de torsión gástrica, lo cual es más serio.


Pero ¿qué ocurre en una dilatación torsión vólvulo gástrica en los perros?


Básicamente se produce una dilatación excesiva del estómago del perro, ya sea porque comió de golpe, o mucha cantidad, porque es un animal que ladra mucho y se produce aerofagia (tragar aire), por tomar agua de golpe tras hacer ejercicio, por comer y salir a hacer actividad física. Esta dilatación gástrica lo que hace es generar un compromiso circulatorio al no poder producirse el retorno venoso adecuado por una compresión de la vena cava caudal, lo cual genera un estasis sanguíneo, acumulación de toxinas, metabolitos de desecho y liberación de radicales libres que llevan a una complicación metabólica seria.

Para ser más gráficos y que se entienda mejor, podemos decir que el estómago se hincha como un gran globo, el cual ejerce presión sobre las venas que llevan la sangre con impurezas impidiendo que “se limpie” y todos esos metabolitos quedan “estancados” en la sangre al no poder pasar y circular normalmente.



Si la dilatación está acompañada de torsión gastrica, la situación es más seria. Lo que ocurre en este caso, es que el bazo que se encuentra anatómicamente ubicado en relación a la curvatura mayor del estómago, ejerce peso y “tironea” del estómago, llevándoselo consigo y rotándolo. Dicha rotación puede ser de 90º o más, lo cual genera una falta de irrigación al estómago y al bazo también, produciéndose así con el pasar de las horas una necrosis de los tejidos de estos órganos.


¿Qué sintomatología tiene el perro?


Arcadas improductivas (quiere vomitar pero no puede)
Abdomen dilatado 
Salivación excesiva
Disnea (dificultad para respirar)
Mucosas congestivas
Según las horas de evolución del cuadro el perro puede no incorporarse o tener pérdida de la conciencia.
A la percusión del abdomen se siente timpánico. (como un tambor)
Esplenomegalia (agrandamiento del bazo) y si hay torsión, hay una ubicación anatómica anómala del bazo.


¿Qué se hace frente a un caso de dilatación torsión vólvulo gástrica?


Hay que acudir al veterinario inmediatamente. Corre peligro la vida del perro, incluso el procedimiento de descompresión es riesgoso ya que hay que sedar al animal (en donde en muchos casos no se tiene un examen sanguíneo previo, o se trata de un animal añoso y hay más riesgos, o tiene otro tipo de patología que agrava el cuadro, etc.), hacer una punción gástrica (para aliviar la presión), colocar una sonda orogástrica para evacuar el contenido gástrico (agua, alimento, gas, etc.) con el riesgo de que si está torcido, no se pueda y haya que hacer una cirugía, realizar lavajes, controlar ecográficamente el bazo y estómago a ver que daño sufrió por la falta de irrigación, entre otras maniobras y posteriores cuidados.

Hay que dejar en claro que el perro que se dilata una vez, queda predispuesto a sufrir dilataciones posteriores, aunque sea de aire, es por eso que hay que tomar ciertas precauciones.




¿Qué se puede hacer para prevenir la dilatación torsión vólvulo gástrica?


 - Darle de comer al animal su porción de alimento pero repartida en 4 a 6 veces durante el día: de esta manera el estómago siempre posee algo de alimento, los tiempos de ayuno son menores y el animal llega con menos hambre y come con menos voracidad.

- Nunca darle de comer y sacarlo a hacer ejercicio: el mismo peso del alimento en el estómago, más el aire que pueda tragar al correr, ladrar o tirar de la correa pueden dilatarlo.

- Luego de un paseo ofrecerle agua de a poco: de esta manera, se evita la aerofagia y también el agua llega al estómago más despacio.

- Darle de comer con el plato elevado, de modo que esté a la altura de su boca y no tenga que agacharse para comer ni pueda ingerirlo de golpe.

- Luego de que se haya dilatado respetar el ayuno de sólidos y líquidos indicados por el veterinario.

- Saber que existe una cirugía (gastropexia) que consiste en fijar el estómago a la pared del abdomen, pero que no evita que se dilate, si no que se tuerza, lo cual no soluciona la patología cien por ciento y hay que seguir con los cuidados.

Agradecemos la colaboracion para la publicacion de este articulo a:
Ana Paula Iapichino - Buenos Aires, Capital Federal.


Recomendar a un amigo...