Tumores de mamas en perros y gatos

Las  perras y gatas estan predispuestas a tener tumores de mama

En el caso de los perros, hay razas que están predispuestas a desarrollar tumores y entre ellos los de mamas. No se trata de una patología única de las hembras, también se puede dar en machos, pero las hembras los desarrollan con más frecuencia.

En el caso de los gatos, es más extraño de ver estos problemas, pero pueden ocurrir de la misma manera que en los perros. 

¿Qué es un tumor? - ¿Es lo mismo que cáncer? 

Un tumor es un agrandamiento anormal de una parte del cuerpo que aparece, por tanto, hinchada o distendida. Es decir, un tumor es cualquier “masa o bulto” que se deba a un aumento en el número de células que lo forman, independientemente de que sean de carácter benigno o maligno.

Como dijimos antes los tumores son “masas” que se comportan de diferente manera, y en caso de tratarse de tumores malignos se los denomina cáncer.

Muchas veces las características de ciertos tumores hacen que crezcan mucho en poco tiempo, por lo tanto si los dueños no acostumbran revisar a la mascota, cepillarlo, llevarlo a controles veterinarios de rutina, pueden ser detectados en un estadío ya avanzado de la enfermedad. 

Existen diferentes tipos de tumores de mamas (malignos y benignos), que afectan a los perros y gatos. En el caso de los machos y de los gatos, los tumores de mamas suelen tener peor pronóstico que en las perras.

Por otro lado, las perras cada 6 u 8 meses tienen celos, lo cual implica una estimulación hormonal importante para la glándula mamaria. En caso de quedar preñada o con pseudopreñez luego del celo, la perra tiene un estímulo extra que es la producción y secreción de la leche, que repercute en la glándula.

Los tumores de mamas por lo general suelen dar metástasis en pulmón, es decir, tienen la capacidad de generar distintos focos tumorales en los pulmones más comúnmente. La llegada de las células tumorales a los distintos órganos suele ser por sangre o por linfa. 

Hay tratamiento para los tumores de mamas, el cual puede ser quirúrgico, oncológico, o ambos. Los tratamientos quirúrgicos, muchas veces son para reducir el tamaño del tumor, aunque no se lo pueda quitar por completo. Las células tumorales siguen replicándose rápidamente y haciendo crecer este tumor, por lo tanto, se lastima con el roce, se ulcera, se infecta, en algunos casos se puede agusanar generando más malestar y daño en la mascota. 

Se pueden tomar distintas medidas para prevenir los tumores de mamas, disminuir la probabilidad de que ocurran con más frecuencia, o ser detectados a tiempo, como ser: 

Castrar a los animales a edad temprana: como explicamos antes el estímulo hormonal juega un papel importante en el desarrollo de los tumores. Con el correr de los años (7-9 años), y los distintos celos, las hembras suelen desarrollar más fácil tumores, por lo tanto si no es un animal destinado a la reproducción, tomar la decisión en forma temprana y castrarlo.

Revisar uno mismo al animal: aunque sea a modo de caricias, pero poder detectar si hay algo que sea necesario que lo controle un profesional de la salud.

Llevar una noción del tiempo que hace que esta el/los tumor/tumores, si creció mucho en poco tiempo, si cambia de color, si duele, etc. Es toda información que será útil para el veterinario al momento de la consulta.

Llevar periódicamente al perro o gato a la veterinaria para controles: en la consulta el veterinario, de rutina revisará las mamas en busca de dicha patología.


Agradecemos la colaboracion para la publicacion de este articulo a:
Ana Paula Iapichino - Buenos Aires, Capital Federal.




Recomendar a un amigo...