Los perros y las personas mayores - una relacion mas alla del tiempo

La importancia de tener una mascota en la tercera edad.-

Quizás nunca como en la etapa de la madurez y vejez, el ser humano necesita sentirse querido, cuidado, respectado y tener la sensación de ser útil y que alguien le necesite. Desgraciadamente, aunque presumamos de vivir en una sociedad avanzada, en muchas ocasiones las personas mayores son abandonadas a su destino, sin voz ni posibilidades de que su experiencia y todas sus vivencias puedan ser escuchadas. Es muy frecuente, entonces, que descubran una nueva forma de disfrutar de la vida gracias a la compañía y al apoyo de un animal que les otorga nuevas energías y fuerza para afrontar las dificultades de esta etapa de su existencia.

¿Por qué un anciano debería tener un perro?

Antes que nada debemos evaluar la oportunidad de que un anciano pueda cuidar de un perro. Esta evaluación debe considerar sobre todo la salud del anciano y el bienestar del perro. Si creemos que el anciano está capacitado para atender esta responsabilidad, podemos considerar la idea. Nunca debemos regalar un perro sin avisar y hablarlo detenidamente. Se trata de una elección importante que cambiará la vida de una persona y de un animal para siempre. 

Tener perro implica responsabilidad, cuidados, involucrarse y tener que ocuparse del animal. El perro estimula al anciano, socializarse con otras personas que también tienen un perro, los obliga a salir de casa, hacer un poco de ejercicio y disfrutar de un compañero que sabe escuchar, nos devuelve cariño y nos roba una sonrisa

Gracias a la compañía de un perro es posible que el anciano vuelva a descubrir el significado de ser útil, cuidar y recibir cariño a cambio, concentrarse en tareas que le ayudan a entrenar su cerebro y su cuerpo, despertarse de la pereza y reducir el estrés.  


Lo que dice la ciencia

Estudios científicos demuestran que un perro puede ser la mejor medicina para las personas mayores.

Se ha demostrado que ancianos que conviven con perros mejoran su salud cardiovascular gracias al mayor ejercicio físico por el hecho de salir más a la calle. El ejercicio físico también influye en la producción de un neurotransmisor, la serotonina, que modula el buen humor y reduce la agresividad. 

El hecho de estar en compañía reduce el estrés y el malestar y las hormonas implicadas en estos mecanismos, sobre todo el cortisol, que reduce la eficacia del sistema inmunitario. Así que las personas que tienen un perro también gozan de un sistema inmunitario más eficiente y son más resistentes a las enfermedades.

Por otra parte se ha demostrado que la sola presencia de un animal, acariciarlo y disfrutar de su compañía, aumentan la secreción de otras hormonas, como la oxitocina y, en menor medida, las betaendorfinas y la dopamina. El aumento de estas hormonas en el cerebro, otorga una sensación de placer y tranquilidad y, especialmente la oxitocina, estimula la agregación social y familiar, facilitando la construcción y refuerzo de los lazos familiares y reduciendo la violencia.      


¿Cuál es la raza más adecuada?

El perfil de perro más adecuado para convivir con una persona mayor es un perro de dimensiones pequeñas, no muy activo y que no sea un cachorro. Un perro adulto y de tamaño pequeño será más fácil de manejar y no necesitará las atenciones de un cachorro, desde el punto de vista de la educación y de la actividad que implica. 

En cuanto a la raza, podría ser un animal adoptado de una perrera que, con un mínimo de entrenamiento y adaptación a su nuevo hogar, sabrá comportarse como debido y ser un compañero fiel y disciplinado. En las estructuras que recogen animales abandonados hay personas que podrán ayudarnos a escoger el perro más adecuado a la situación y darnos preciosos consejos acerca de su manejo e introducción en nuestra familia.

Si, en cambio nos decantamos por una raza en concreto, podemos ver como, por ejemplo, las características de algunas responden más a las exigencias de un anciano. 

Una de las razas preferidas por las personas mayores es el Yorkshire Terrier, un perrito vivaz y faldero, con mucho apego a su familia que defiende con energía de los extraños. Tiene la ventaja que no pierde mucho pelo y les encanta jugar. Su pequeño tamaño hace que pueda practicar ejercicio también en zonas pequeñas, aunque es necesario llevarlo a pasear diariamente para que sea un perrito equilibrado. 

Otra raza muy amada es el Schnauzer miniatura, un perro muy cariñoso, obediente y sociable que adora estar en familia. De norma se comporta bien con la gente y con otros perros, aunque, como siempre necesita ser tratado como un perro y no como un juguete o un niño pequeño…

Otros perros muy apreciados son el Shi Tsu y el Bichón Frisé, también cariñosos y con la justa necesidad de ejercicio. Se trata de perritos tranquilos capaces de transmitir dulzura y  cariño a su alrededor. 


Problemas frecuentes

La tenencia de un perro en la tercera edad implica una serie de problemas que debemos considerar. Antes que nada, las posibilidades de que el anciano pueda padecer con más probabilidad alguna enfermedad. En este caso debemos ser previsores y pensar si es posible que alguien cuide del perro en caso de ausencia del propietario. A parte de las implicaciones sobre la salud humana, también debemos considerar las implicaciones de Bienestar Animal y Tenencia Responsable que deben ser respetadas en cada momento. Una de las implicaciones más tristes y poco consideradas es que el anciano que se separa de su mascota experimenta un profundo dolor por la separación que en muchos casos retarda los procesos de curación de las enfermedades. Recientemente estas implicaciones se han debatido en el  segundo Australian Companion Animal Council (ACAC). El tema de este congreso se centraba en el análisis de lo que pasa cuando un anciano necesita ser cuidado y no tiene la posibilidad de seguir atendiendo a las necesidades diarias de su mascota. En muchas ocasiones el anciano se ve obligado a dejar a su mascota porque debe ingresar en una residencia o porque los cuidados que recibe en casa no cubren también las necesidades de un perro. Durante el congreso se analizaron las implicaciones médicas, reportando que un anciano separado de su mascota experimenta un sensible declino de sus condiciones de salud  Desgraciadamente y más aún en estos tiempos, son muy pocos los centros para ancianos o estructuras hospitalarias que permiten la entrada de un animal y menos aún que el animal pueda quedarse con su dueño. 

 

Proyectos y actividades 

Últimamente muchos estudios científicos se ocupan de las relaciones y los lazos que unen el hombre y los animales. Los resultados son realmente asombrosos y revelan que con actividades lúdicas o ejercicios asistidos por animales, aumenta la eficacia de las terapias, la agregación social de los ancianos, su interés en participar en actividades y en la vida de relación, a parte la concentración en tareas básicas por los que han perdido alguna facultad mental. Gracias a algunas terapias asistidas con animales , los ancianos pueden ser más motivados a  moverse y a estimular su coordinación psicomotora, mientras que padecen menos dolor por la sensación de bienestar producida por la presencia del animal. 

Sería deseable que más personas, sobre todo agentes sociales, médicos y personal especializado se acercaran y consideraran la posibilidad de que los ancianos pudieran disfrutar de  la compañía de un animal. 


Una vida juntos    
 

Recientemente una asociación americana llamada “Grey Muzzle” (morrito gris), ha empezado su actividad a favor de los perros ancianos abandonados para mejorar y aliviar los últimos años de su vida. Dentro de las numerosas actividades de esta asociación, hay una iniciativa conmovedora a través de la cual perros mayores son adoptados por personas mayores para que compartan sus vidas. El anciano se identifica mucho con su perro y los dos puedes disfrutar de la compañía del otro. Evidentemente se trata de perros saludables que por su edad son más tranquilos y se busca en cada caso el compañero ideal para el anciano que quiera adoptar un animal que aún tiene mucho cariño que regalar y que merece vivir sus últimos años con tranquilidad, respeto y dignidad. 

 

Agradecemos la colaboracion para la publicacion de este articulo a:
Medica Veterinaria M.V. Severina (Vera) Vicinanza. Formadora.

Especializada en etología y medicina del comportamiento.
Linkedin: http://es.linkedin.com/in/veravicinanza/
ISED: www.ised.es
Etolog, temas de etología veterinaria - http://veravicinanza.blogspot.com.es/ 



Recomendar a un amigo...