Cuida a tu mascota durante las proximas fiestas de fin de año

Las mascotas durante los festejos de fin de año. Durante las fiestas de Navidad y Fin de Año todos queremos festejar y ser más felices, pero se ha puesto a pensar que le pasa a las mascotas en esta época.-  

El problema más serio está en los petardos y estruendos que caracteriza especialmente a estos festejos, sobre todo, durante la celebración de fin de año. Nos juntamos en familia y no todos sabemos cómo se comportan nuestros animales de compañía, generándoles miedo y provocándoles un alto nivel de estrés. 


Evitemos los miedos a los ruidos 

El temor a los ruidos altos tiene un origen innato y se explica por la alta sensibilidad que poseen los animales ante estímulos sonoros intensos. 

La capacidad auditiva de los perros se diferencia de la del humano por su gran aptitud para captar sonidos a altas frecuencias. Pueden captar grandes densidades de ondas por segundo, gracias a lo cual perciben sonidos como los emitidos por los murciélagos y las ratas, que para nosotros son imperceptibles. 

La explicación a esta particularidad la encontramos en los ancestros caninos: los lobos se alimentan de roedores que producen sonidos ultrasónicos (imperceptibles para el oído humano) y para poder atrapar su alimento, tuvieron que agudizar su sentido auditivo con el fin de localizar a su presa. En cuanto a la percepción de sonidos distantes, los perros pueden detectar un sonido débil a una distancia cinco veces mayor que un ser humano. 

Todas estas características provocan hipersensibilidad auditiva, donde los ruidos fuertes o explosiones provocados por pirotecnia, tormentas, etc. pueden causarles pánico y provocar que manifiesten conductas no habituales, tales como huidas, miedo, agresividad y otra clase de trastornos.  


Debemos evitar los temores  a los ruidos

La mejor forma para evitar incidentes no deseados es disponer a nuestros animales en una habitación donde estén cómodos, con juguetes habituales, por ejemplo, un juguete  con comida sabrosa. Igualmente, se recomienda el uso de trasportines, cunas, etc. Hay que habituarlos previamente a esta habitación para que la conviertan en su refugio: un lugar en el que hallar protección y tranquilidad.  

Hay que dejarles la radio o el televisor encendidos, o bien música a la que estén habituados y les genere confort. Asimismo, hay que servirles agua y comida abundante para que se relajen. Es importante evitar hacer ruidos en su entorno, por ejemplo tirar petardos cerca de nuestra casa. 

Según se experimenta, la mayoría de las urgencias que atienden los médicos veterinarios durante estas fechas están relacionadas con problemas digestivos, atropellos y peleas. Todo se debe a las alteraciones del medio y de la alimentación: resulta prioritario conservar su dieta y no alterarla con la gran variedad de alimentos que utilizamos los humanos en esta época, pues casi siempre les producen problemas serios.


Pensando en los viajes y/o traslados  de nuestros amigos

Otros aspectos que tenemos que tener en cuenta son los traslados a casas de familiares que realizaremos en compañía de nuestras mascotas. El viaje ya les provoca estrés, sobre todo a los gatos. Además, el simple cambio de domicilio provoca traumas y readaptaciones. 

En el caso de los gatos, la mejor opción, si únicamente van a ser 3 ó 4 días, es dejarlos  solos en casa con abundante comida y bebida, las bandejas limpias y alguna más preparada por si acaso. La casa debe estar bien cerrada pero con ventilación adecuada: tener cuidado con las puertas que no vayan a cerrarse por alguna corriente de aire y dejarlos aislados sin agua o comida. Lo mejor es dejarlas abiertas y, sólo en último caso, que alguien conocido y de confianza visite al gato en nuestra ausencia. 

La ruptura de los hábitos en la propia vivienda, cuando es otra familia la que nos visita, con o sin animales, provoca también en nuestros animales estrés, a veces difícil de solucionar. Si vienen niños a los que no les gusten los animales debemos disponer un sitio protegido para ellos, donde puedan descansar y al que acudiremos a visitarlos de vez en cuando. 


Los pensionados caninos o felinos 

Una buena alternativa cuando nos vamos o viene gente extraña para nuestras mascotas es dejarlos al cuidado de una residencia canina o felina. El animal debe ver la estancia para considerarla apropiadamente, no como un castigo. Es esencial poseer referencias de las instalaciones y de las personas que trabajan en ella, qué trato otorgan, qué organización tienen, cómo son los habitáculos, juegos, comida, higiene, etc. 

Deberíamos llevarlos unos días antes a conocer las instalaciones y, si el personal que nos atiende sabe hacer su trabajo, conseguirán que esta primera impresión sea agradable para ellos, por lo que en ulteriores visitas o estancias el animal se sentirá a gusto. 

Esta primera visita puede ser  breve, de 15 y 20 minutos. Después, regresaríamos a casa y, un día antes del viaje, volveríamos a llevarlo y, si es posible el mismo día del viaje, lo visitaríamos para que el animal no sienta este espacio como un abandono, sino como unas vacaciones durante unos días. 


Regalar mascotas durante estas fiestas

Para finalizar, recordar que uno de los peores regalos que podemos hacer en Navidad es una mascota a personas que realmente no lo desean. Los animales vivos no deberían ser regalos sino fruto de una gran reflexión. Si este es tu caso y esperas una mascota con ilusión, enhorabuena, pero si no es así, por favor recuérdaselo a tus amigos para evitar problemas. 

Si eres tú el que va a regalar una mascota, asegúrate que la persona que va a recibir el regalo realmente desea tenerlo y asumir la responsabilidad. Se estima que un porcentaje alto de las mascotas que se regalan durante las fiestas de fin de año son abandonados o cedidos a los pocos meses. 

Lo que queremos señalar con este artículo es que el vínculo emocional que el animal tiene con nosotros y nosotros con él no debe verse deteriorado o roto, sino todo lo contrario: que ellos sientan que el estar unos días sin vernos o incluso con personas  extrañas refuerza este vínculo y, después, estarán más a gusto con sus dueños y en su casa.



Recomendar a un amigo...