La alimentacion de nuestras mascotas durante las fiestas de fin de año

Es nuestra  obligación organizar la alimentación de nuestras mascotas durante las fiestas de fin de año. Los excesos y comilonas de son una tentación para nuestras queridas mascotas, por eso debemos tener precaución y ponerlas fuera de su alcance.

Las uvas secas, el turrón de chocolate, el  champán...contienen sustancias tóxicas para perros y gatos. Es importante que las mascotas lleven una alimentación equilibrada y específica ya que la comida de nuestras mesas puede ser perjudicial para su salud. 

Tanto los perros como los gatos tienen un olfato mucho más potente que el nuestro, en especial los perros. El olfato es su sentido más desarrollado, cualidad que hace que se sientan irresistiblemente atraídos por ciertos olores, como el de los alimentos. Si para nosotros resulta agradable su olor, para ellos esa sensación se multiplica. Esto unido a su insaciable apetito puede convertirse en todo un reto para el perro y para su amo.


Los problemas digestivos y de obesidad

Es muy importante que la alimentación de las mascotas sea equilibrada y para ello hay que evitar proporcionarles restos de comida humana, así como ciertos alimentos perjudiciales. De lo contrario, podrían sufrir problemas de salud, digestivos (gastroenteritis, colitis, úlceras...) y de obesidad, que más tarde son complicados para erradicar.

Lo mejor es proporcionarles un alimento seco (pienso - balanceado) o comida húmeda específica para ellos. En caso de querer obsequiarles con un premio o compartir con ellos el carácter especial de estas fiestas, como es el caso de la Navidad, existen golosinas y dulces para mascotas que también les harán disfrutar sin hacerles daño. Además, muchas de estas golosinas son saludables, ya que contienen sustancias que limpian los dientes y los fortalece.


Alimentos prohibidos siempre y en especial durante las fiestas

Chocolate: Contiene teobromina, una sustancia muy peligrosa, un estimulante cardiaco que en grandes dosis podría causarle un infarto.

Huesos de ave y espinas: Pueden atravesarse o atascarse en el intestino de la mascota. Los huesos de ave se astillan fácilmente provocando desgarros en la garganta o el intestino, al igual que las espinas.

Alcohol: Basta con una pequeña cantidad de alcohol para intoxicar a un perro o un gato.

Leche: Aunque sea el alimento por excelencia cuando son cachorros, la mayoría de las mascotas se vuelven intolerantes a la lactosa cuando llegan a la época adulta.

Carnes saladas (jamón): Estos alimentos contienen una alta concentración de sal, difícil de asimilar para el organismo del gato y el perro. Su consumo puede generar vómitos, diarreas y otros problemas digestivos.

Cebolla y ajo: Contienen tiosulfato (sobre todo la cebolla) una sustancia tóxica para perros y gatos que puede provocarles anemia hemolítica.

Cafeína: Al igual que el alcohol y la teobromina del chocolate, la cafeína acelera el sistema cardiaco y nervioso pudiendo generar taquicardias.

Uvas y pasas: La dosis tóxica es de 32 g de uvas por kg de perro y 11-30 g de pasas por kg de perro. Si sobrepasan esta cantidad resultan tóxicas y su ingestión puede hacerles desarrollar insuficiencia renal a las 72 horas. 

Alimentos grasos y condimentos: Son muy fuertes para el sistema digestivo de las mascotas.

Dulces: El azúcar no es nada recomendable. Resulta muy perjudicial para los dientes y además puede generar exceso de peso.

Nueces: Son tóxicas para los perros. Afectan a sus capacidades motoras, provocando temblores musculares y, en grandes dosis, parálisis.

Así que, por mucho que tu mascota insista e intente convencerte poniendo cara de pena, no le des tu comida. Procura conservar su dieta y si quieres ofrecerle algo especial recurre a las golosinas para mascotas.



Recomendar a un amigo...