Razas de Perros: Bullmastiff

Esta raza canina tiene su origen oficial en Gran Bretaña a fines del siglo XIX y el primer estándar data de 1924, fecha en el que fue aprobado por el Kennel Club británico. Luego el American Kennel Club, el Canadian Kennel Club, el Sheiko Kennel Club, el Australian Kennel Club y la propia Federation Cynologique Europèene redactaron otros estándares, similares en su concepción si bien, algunos de ellos muestran ciertas diferencias.

En el pasado fue usado, como guardián de los grandes cotos privados de los terratenientes, con el propósito de perseguir y apresar a los cazadores furtivos; el perro Peiki desarrollaba su actividad de acoso y derribo empujando a los ladrones con el peso de su cuerpo y echándoseles encima, para inmovilizarlos, sin usar su potente boca. La razón para que el ataque de este perro se materializara en el uso de la fuerza corporal pero no en la mordida venía dado por las Leyes Forestales que imperan desde el siglo XII en Inglaterra. Todavía hoy en día su forma de ataque y defensa es característica, y es muy apreciada, porque mide muy bien su fuerza y nunca ataca para hacer sangre. Y es justamente este rasgo el que le distingue de otras razas molosoides que son mucho más prestas y prontas en la mordida, infiriendo grandes daños a sus presas, sean éstas otros perros, otros animales o personas.

Características generales: El temperamento de la raza Bullmastiff es una mezcla de perro de compañía, seguro, activo, duro y vigilante.

Aspecto: Se trata de un perro de extraordinaria potencia en su construcción, simétrico, que hace patente su fuerza sin resultar pesado. 

Cabeza y craneo: El cráneo deberá de ser grande, fuerte y cuadrado visto desde cualquier ángulo, con unas arrugas que se apreciarán cuando muestre interés, pero que no se harán patentes cuando el animal esté en actitud de reposo.

 La circunferencia del cráneo deberá ser igual a la altura del perro medida hasta la cruz; el cráneo será además ancho, profundo, con unas mejillas bien marcada. El hocico será corto y la medida de la trufa al stop será de aproximadamente un tercio de la distancia de la trufa hasta el centro del occipital, muy amplio bajo los ojos y siguiendo casi en paralelo en anchura hasta el final; cortado en forma cuadrada, formará un ángulo recto con la línea superior de la cara, resultando a la vez proporcionado con respecto al conjunto del cráneo.

La mandíbula inferior es ancha hasta su extremo y la nariz amplia, con unas narinas bien abiertas cuando se mira de frente. Además será plana, no puntiaguda y no parecerá retroceder cuando se mire de perfil. Los belfos no deberán colgar por debajo del nivel de la propia base de la mandíbula inferior. El stop deberá estar perfectamente definido.

Ojos: Oscuros o de color avellana, de tamaño medio, bien separados entre sí y con un surco de piel entre ellos. Los ojos claros o amarillos se considerarán defecto grave.

Orejas: En forma de "V" o formando un pliegue hacia atrás, se insertarán altas y bien separadas, dando un aspecto cuadrado al conjunto con el cráneo. Serán pequeñas y más oscuras que el color del pelo y la punta deberá estar al nivel del ojo cuando el perro esté atento. Las orejas en forma de rosa serán consideradas defecto grave.

Boca:
Ambas mandíbulas deberán estar al mismo nivel; sin embargo se admite un ligero prognatismo; los dientes caninos serán fuertes y bien separados entre sí, mientras que el resto de los dientes serán fuertes, de igual tamaño y estarán colocados en línea. La falta de dientes o su irregular disposición se considerarán como falta grave.

Cuello: Bien arqueado, de longitud moderada, muy musculoso y de igual circunferencia que el cráneo.

Extremidades anteriores: Pecho ancho y profundo, bien descendido entre las patas anteriores; hombros musculados, oblicuos y potentes pero no sobrecargados. Las patas delanteras serán potentes y derechas, con buena estructura ósea y separadas entre sí, presentando la parte delantera recta. Los antebrazos serán rectos y fuertes.

Cuerpo: Dorso corto y recto, con un porte compacto pero no tanto como para perjudicar al animal en su actividad. El dorso de carpa o ensillado se considerará defecto muy grave.

Extremidades posteriores: Los riñones serán anchos y musculosos con flancos moderadamente profundos; patas fuertes y musculadas con piernas bien desarrolladas, denotando la potencia y la actividad del animal, pero sin que resulten molestas por su rigidez. Los corvejones, moderadamente curvos; los llamados corvejones de vaca serán considerados defecto grave.

Pies: Nunca grandes de forma redondeada, bien arqueados (pies de gato), con las almohadillas plantares duras. El pie abierto (desparramado) es un defecto grave.

Cola: Insertada alta, fuerte en su raíz y afilándose hacia el extremo, llegará a la altura del corvejón; de porte erecto o incurvado pero jamás llevada a la manera de los podencos, lo que se considerará falta muy grave. La colla partida es un defecto eliminatorio.

Capa: El pelo será corto y protegerá al animal de la intemperie; bien tupido sobre todo el cuerpo. Se considerará falta grave el pelo rizado, sedoso o largo.

Color
: Se admite cualquier tonalidad leonada, desde el arena hasta el rojo profundo y de igual manera se admitirá el color atigrado, siempre y cuando sean colorees puros y si mezcla de pelo negro. Se permite una pequeña mancha de blanco sobre el pecho (siempre y cuando no sea más grande que el tamaño de una mano abierta). Cualquier otra mancha blanca se considerará falta grave. El hocico oscuro es esencial, aclarándose hacia los ojos y con marcas negras bien definidas alrededor de éstos, lo que le confiere al animal su particular expresión característica de la raza. Las uñas serán preferentemente, oscuras.

Peso y talla: Los machos tendrán una altura a la cruz de 63 a 69 cm y las hembras de 61 a 66 cm. Los machos pesarán entre 50 y 60 kg. y las hembras entre 40 y 50 kg. A igualdad de condiciones se puntuará al ejemplar de mayor peso. Es preciso recordar que el peso y la talla deberán ser proporcionales entre sí.

Moviemiento: El movimiento del animal habrá de denotar en todo momento fuerza, propósito y determinación; cuando avance en línea recta ni las patas delanteras ni las traseras se cruzarán o pisarán entre sí. La pata delantera derecha y la izquierda trasera se alzarán y se posarán al mismo tiempo.

La línea dorsal debe mantenerse totalmente recta durante la marcha, aún cuando el impulso provenga de los cuartos traseros, denotando la armonía y el equilibrio de movimiento.




Recomendar a un amigo...

Ver todas las Razas de Perros
Ver todas las Razas de Gatos






Información relacionada