Un abuelo feliz

“Service y mantenimiento” del abuelo

Las mascotas que nos acompañan durante muchos años son una referencia de nuestra vida cotidiana, generamos un vínculo muy importante y nos apegamos a ellas, encontrándonos tan acostumbrados a su presencia que muchas veces no somos conscientes de su ciclo de vida mucho más breve que el nuestro, lo que determina que necesiten luego de un par de años, sencillos controles médicos preventivos para mantener en optimas condiciones su salud, evitando los cambios que culturalmente y en forma errónea, asociamos a la vejez.

Las ventajas de poder utilizar los avances de la farmacología moderna sobre nuestros animales muchas veces produce cambios tan espectaculares en los pacientes geriátricos, que hace redescubrir en sus dueños las características que hicieron a su animal, irremplazable como compañero, guardián o mimoso empedernido, consideradas perdidas.

Un cambio de carácter puede ser la única manifestación de un profundo dolor, muchas veces no interpretado por el propietario correctamente, pensando que solo no tiene ganas jugar o recibir caricias.

Lentitud al incorporarse, un andar más dificultoso o mantenerse alejado de la actividad cotidiana puede ser la expresión de alteraciones osteoarticulares severas en nuestro paciente.

Menor atención, “obediencia” al llamado o entusiasmo con el alimento cotidiano, al igual que un mayor retraimiento pueden indicar la perdida de sentidos como la audición, el olfato o la vista.

Cambios en la forma o la cantidad en que orina pueden indicar alteraciones renales o pancreáticas entre otras causas.

Alteraciones en la materia fecal pueden advertirnos sobre enfermedades gastrointestinales, hepáticas, pancreáticas, prostáticas, etc., etc.

Debemos prestar atención a su apetito y su sed, que se alteran, aumentando o disminuyendo producto de diferentes patologías, como Diabetes, Glomerulonefritis, Gastritis, etc.

Podemos utilizar el cepillado periódico o las caricias para verificar su estado corporal (las pérdidas de peso son frecuentes en muchas enfermedades), presencia de masas anormales, ulceras o heridas que no cicatrizan.

El cepillado de sus dientes es una importante herramienta para mantener su boca en buen estado, ya que sus enfermedades, no solo comprometen esa cavidad, sino que son la puerta de entrada a patógenos que pueden afectar órganos internos, como el corazón (endocarditis bacteriana )

Un Control Médico Geriátrico se aconseja en general, a partir de los 5 años de vida en las razas caninas consideradas gigantes (San Bernardo, Gran Danés) y a partir de los 7 y 9 años en otras razas caninas medianas y chicas, al igual que en felinos.

Cada chequeo médico se basa teniendo en cuenta la historia de cada paciente, conociendo las vacunas que ha recibido, enfermedades padecidas y los fármacos utilizados; tratamientos para parásitos internos y externos administrados y no resulta de menor importancia la alimentación, ya que es uno de los factores que inciden sobre la expectativa de vida.

Basándonos en la historia médica, se realiza un examen físico y pruebas complementarias para determinar el mejor programa sanitario para nuestro paciente.

Siempre aconsejamos para nuestros “abuelos” los refuerzos de vacunación anuales, las desparasitaciones periódicas (cada 3 - 4 meses), una dieta acorde a sus necesidades y condición física, junto a una buena dosis de ejercicios.

Mantener su salud bucal por medio del cepillado y juguetes masticables adecuados, uñas cortas y orejas limpias ahorran problemas, siempre.

Evitar que deambulen libremente en la vía pública es una forma de protegerlos contra enfermedades y accidentes tanto como de respetar a los vecinos y peatones.

Disfrutémoslos responsablemente, hasta la próxima.

Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota a :

M.V. Mario Miani
Onelli 1440 y Yatasto - Bariloche - Río Negro - Argentina -
TE: 54 - 02944 - 43 - 1721

Consultas M.V. Mario Miani »

 



Recomendar a un amigo...