Asma Felino - mi gato tose

 

Cada vez es más frecuente que los dueños de gatos escuchen a su mascota toser. No siempre resulta fácil reconocer cuando los gatos tosen: algunos lo hacen de manera manifiesta y evidente, como tosen los perros y las personas, pero otros gatos adoptan una postura agazapada (ver Foto 1), estiran la cabeza y emiten un sonido casi imperceptible al toser, lo que puede ser confundido con intentos de vomitar, arcadas, dificultad para respirar y hasta estornudos.

Foto 1: Gato asmático en la típica postura agazapada al toser. 

La tos nunca debe ser minimizada ni tomada como algo “normal”, sino que siempre debe ser motivo de consulta con el veterinario, quien revisará al paciente, lo auscultará, tratará de provocarle la tos mediante una maniobra que se llama “reflejo tusígeno” y en la mayoría de los casos solicitará unas radiografías de tórax.

La enfermedad que más frecuentemente causa tos en los gatos es el asma felino, una patología crónica inmunomediada. Esto significa que su causa es alérgica y al ser crónica no vamos a lograr que el gato se cure, pero sí con un tratamiento y un seguimiento adecuados pueden controlarse totalmente los signos clínicos con una excelente calidad de vida para el animal.

Algunos gatos asmáticos además de toser tienen disnea, es decir, dificultad evidente para respirar. Esta dificultad puede ser tan severa como para requerir una consulta de urgencia a una guardia inmediatamente, donde necesitará permanecer unas horas internado recibiendo oxígeno. Pero en la mayoría de los casos el cuadro es menos grave, requiriendo tratamiento en el domicilio a partir de medicación por vía oral al principio y en el mantenimiento a largo plazo por vía inhalada. Esta última vía de administración es toda una novedad en los gatos, para lo que se utilizan aerosoles conteniendo la medicación indicada y una aerocámara o espaciador para que el gato inhale la medicación sin requerir su colaboración (ver Foto 2). Afortunadamente la administración por esta vía resulta mucho más sencilla que administrar comprimidos en la gran mayoría de los pacientes.

Figura 2: Paciente recibiendo medicación inhalada a través de una aerocámara.

Es importante la consulta temprana con el veterinario para llegar al diagnóstico adecuado e instaurar el tratamiento correcto, evitando así el progreso de la enfermedad que provoca daños irreversibles en el pulmón con cuadros más severos y graves que pueden poner en riesgo la vida del animal.

 

 

Agradecemos la colaboracion para la publicacion de este articulo a:
Dra. Paola Pisano - Especialista en 
Enfermedades Respiratorias en Caninos y Felinos

 

 



Recomendar a un amigo...