Algunos consejos para evitar el miedo a los ruidos en los animales

En los animales domésticos ciertos ruidos fuertes como los producidos por las explosiones de los petardos o los truenos, pueden producir mucho miedo. El miedo es una reacción normal que se produce ante un estímulo amenazante (con peligro real o potencial), y que tiene un fin adaptativo y de protección: generar una respuesta de escape.

En situaciones normales los animales se asustan de los ruidos fuertes y generalmente se escapan, tratando de evitar y alejarse de ese estímulo que los asusta. Sin embargo, con el tiempo se habitúan, es decir se adaptan y acostumbran al hecho de que estos estímulos aparentemente amenazantes no constituyen un peligro real, y entonces dejan de presentar una respuesta temerosa.

Algunas mascotas padecen un miedo extremo, excesivo, que se considera patológico. Este trastorno de miedo excesivo es llamado fobia (en este caso particular: fobia simple a los ruidos), donde se produce una respuesta exagerada ante un estímulo ambiental sin peligro real, y que no posee ninguna utilidad (no permite la adaptación). 

En algunos casos los propietarios, por desconocimiento y sin mala intención, refuerzan estas conductas exageradas, brindando atención y tratando de calmar o proteger al animal que está asustado y que intenta evitar ese estímulo que le causa miedo. Esto es contraproducente y debe evitarse.

Si Ud. observa que su mascota presenta alguno de los signos que a continuación se describen, ante un estímulo identificable (explosiones, petardos), es aconsejable realizar una Consulta Etológica con el Veterinario especializado para arribar al correcto diagnóstico, pronóstico y tratamiento del problema.

Signos frecuentes de miedo: Deambulación, huida, esconderse, temblores, postura baja y rabo entre las patas, salivación, jadeo, aumento del apego hacia el dueño, gemidos, vocalización (ladrido/aullido/maullido), excitación, destrucción, vómitos, micción, defecación, agresión.

Cuando estos signos se producen en forma excesiva, exagerada, y no remiten espontáneamente (ni aun cuando el estímulo ha cesado), sino que perduran en el tiempo; se puede considerar que ese animal se encuentra en un estadío patológico, más grave que el miedo normal (fobia).

¿Qué puede hacer si su mascota le teme al ruido de los cohetes? 

- Ofrézcale a su mascota un lugar dentro de la casa que esté aislado de los ruidos del exterior (por ejemplo una habitación), para que el animal pueda utilizarlo como escondite. Este espacio debe estar siempre accesible, y permitirle entrar y salir a voluntad (puerta abierta).

-  Ignore al animal cuando está asustado - No refuerce la conducta de miedo  -  para lograr que esta conducta exagerada se extinga. Entonces, no intente alzarlo en brazos, ni abrazarlo, o calmarlo. Déjelo que busque un lugar donde guarecerse y mantenerse tranquilo. En cambio, sí bríndele atención y caricias en los momentos en que se encuentre tranquilo y no manifieste miedo.

-  Si la ansiedad y el miedo generado por los ruidos es muy importante, o si el animal va a quedarse solo en la casa, consulte con el Veterinario acerca de la posibilidad de medicarlo con un ansiolítico/ tranquilizante. Nunca le administre a su animal drogas tranquilizantes (aún si son de uso veterinario) sin consultar con el profesional acerca de su dosificación y modo de uso. Tampoco le administre a su animal drogas o dosis prescriptas para seres humanos sin consultar al Veterinario, ya que las mismas no son extrapolables a las mascotas, pudiendo producir intoxicación.

Agradecemos la colaboración para la publicación de este artículo a: Dra. Marina Snitcofsky - Doctora en Cs. Veterinarias. Profesional CPA CONICET – Consultora Científica Veterinaria - http://marinaveterinaria.com.ar - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - TE - Cel.: + 54 - 11 - 15 - 5378 - 0803




Recomendar a un amigo...