El calor y las mascotas - golpe de calor

El golpe de calor en perros y gatos - Con la llegada del verano y las altas temperaturas llegan muchas veces los problemas con nuestras mascotas. Problemas que se pueden evitar tomando ciertas medidas de precaución que en muchos casos pueden salvar la vida del animal.

La temperatura corporal normal en los perros es de 38,5 °C -  39.2 °C y la  regulan por distintos mecanismos, entre ellos el jadeo.

Cuando la temperatura corporal central se vuelve superior a la temperatura ambiente, se produce lo que se conoce como golpe de calor.

Hay animales que están predispuestos a sufrir esta patología, como ser las razas braquiocefálicas (bóxer, bulldog, pequinés, etc.), animales obesos, cachorros y gerontes. También hay situaciones que predisponen al golpe de calor, como ser: actividad física vigorosa, exposición a altas temperaturas (por ejemplo, animales que quedan dentro de vehículos al sol, animales que son expuestos directamente al sol durante un tiempo prolongado o a horarios de altas temperaturas), animales encerrados en lugares pequeños con escasa o nula ventilación, etc.-

Frente a estas situaciones, el organismo pierde la capacidad de regular la temperatura y se comienzan a producir diferentes síntomas que ponen en serios riesgos la vida de la mascota pudiendo incluso terminar con ella.

El animal que está con un golpe de calor presenta una temperatura de 40°, esta excitado o es incapaz de incorporarse, tiene jadeos que no cesan, mucosas hiperémicas (con una pigmentación color rosa intenso), incrementado el esfuerzo respiratorio, puede tener diarrea, vómitos, convulsiones.

Muchas veces la mascota es expuesta a alguna de estas situaciones y los propietarios, al no estar con ella en ese momento no notan los síntomas, pero al finalizar el día, lo notan distinto, desanimado, decaído, con falta de conexión con el medio, respirando dificultosamente o incluso en estado comatoso.

Es importante poder reconocer estos síntomas y concurrir rápidamente al veterinario, pero más importante es tomar medidas de precaución para poder evitarlo, como ser:

Si vas a dejar a tu mascota en el vehículo, que sea a la sombra y con ventilación (ya sea el aire acondicionado o ventanillas bajas)

Evitar ejercicios vigorosos en horarios del día donde la temperatura sea más elevada, como así también paseos largos y forzados.

Si la mascota se va a quedar en un lugar al aire libre, por ejemplo una terraza o un patio interno, que estos lugares tengan una zona con sombra asegurada, y siempre una fuente de agua fresca y de libre acceso al animal.

Tener mayor cuidado con las edades extremas (pediátricos y gerontes) ya que por falta de madurez o por falla en el funcionamiento del sistema nervioso central, pueden presentar una ineficiente regulación de la temperatura.

Llegado el caso de encontrar al animal en estado de golpe de calor, tratar de refrescarlo lo antes posible (mojarlo, colocarle paños fríos en las ingles, axilas, nuca) y acudir inmediatamente al Veterinario.

 

Agradecemos la colaboracion para la publicacion de este articulo a:

Ana Paula Iapichino - Buenos Aires, Capital Federal.


Recomendar a un amigo...