Descanso

Mirarlas mientras duermen es contemplar el arte de la Madre Naturaleza latiendo en la entrega y la ternura envueltas en un manojo de pelo sedoso.

Cuando perciben mi presencia, entreabren sus ojitos y agitan en un movimiento apenas perceptible sus hocicos.
El sueño las vence y retoman plácidamente el descanso.

Con los labios apenas entreabiertos y mostrando las perlitas blancas de sus dientes, parecen sonreír ...
Tal vez sueñen con algún prado donde ellas y su manada disfrutan de la libertad sin límites.
O, tal vez, estén soñando con nuestros juegos cotidianos...

Contemplarlas descansar es recuperar la serenidad después de un día agitado por los vaivenes de nuestra humana y estresante vida cotidiana.


Foto y Texto: Graciela Isabel Torrent Bione

 



Recomendar a un amigo...






A Ud. también le puede interesar estas notas