El Ovejero Aleman Blanco - Pastor Blanco Suizo

...altamente sociable
de temperamento fiel, leal y equilibrado
defensor de su territorio y sus amos
eficaz en tareas de búsqueda, rescate
y asistencia a minusválidos.


 

Pastor Blanco Suizo (Ovejero alemán Blanco) - Es una raza nueva en la Argentina que crece gracias a la ardua y constante tarea de la Asociación que la agrupa: A.S.O.V.A.B.

A.S.O.V.A.B. es la Asociación del Pastor Blanco Suizo, actualmente presidida por el Sr. Fabián La Ragione. El y los demás miembros de la Asociación vienen trabajando intensamente para difundir en Argentina una raza que, hasta no hace mucho tiempo, era prácticamente desconocida.

Una de los obstáculos con los cuales esta Asociación ha tenido que luchar es el no reconocimiento de la raza por parte de la F.C.I. (Federación Cinológica Internacional).

Los directivos de ASOVAB sostienen “la no aceptación del Ovejero Alemán Blanco como raza integrante de la F.C.I es un hecho meramente político y comercial, ya que si todos los Clubes y Asociaciones mundiales aceptáramos cambiarle el nombre por Pastor Suizo, el Ovejero Alemán Blanco estaría encuadrado como cualquier otra raza dentro de la F.C.I”.

El trabajo iniciado por Fabián La Ragione y sus colaboradores se caracterizó por reclutar a todos los ejemplares diseminados en el país con su documentación de origen, traer líneas de sangre para continuar su cría y difusión, no solo en el país sino también en el exterior. También en crear lazos estrechos con cada nuevo socio que adquiría un cachorro, y de fomentar la Tenencia Responsable de una Mascota a través de cursos y charlas en diferentes medios, y a formalizar finalmente todas las actividades en un solo lugar. Así, se llega a la obtención de un Centro Integral de Mascotas “Blancos del Sur” el primer Criadero Oficial en la República Argentina, quien cede su predio para las actividades sociales y formativas de ASOVAB, ubicado en la calle Gorriti de la localidad de Francisco Álvarez - Pcia. de Buenos Aires - Argentina (a metros del Country Banco Provincia).

También se centran allí los trabajos de adiestramiento, bajo la supervisión de excelentes profesionales quienes comparten las premisas éticas en el tratamiento de un perro. Y se dictan también cursos formativos e informativos.

En estos cuatro años de compromiso que Fabián La Ragione asumió con la raza, se ha mejorado el Standard de la raza, libres de displasia en grado 0.

“El Ovejero Alemán Blanco es altamente sociable. Conserva no solo su estructura original sino su temperamento fiel, leal y equilibrado. Defensor de su territorio y amos, ideal para convivir con criaturas. Altamente eficaz en tareas de búsqueda, rescate y asistencia a minusválidos. Un perro con características únicas”, así definen a la raza los directivos de ASOVAB.


Para pensar!

“La controversia creada entorno al Ovejero Alemán Blanco en cuanto a denominación de origen, ha llegado hoy a su máxima expresión. Debemos recordar ante todo que, guste o no, moleste a quien moleste, es un Ovejero Alemán mas allá del color de su pelo.-

Nacido de la misma rama, mismos antecesores, en el mismo tiempo y con idénticas características, pilar de raza en los inicios, estuvo dentro de los patrones creados y aceptados por el Capitán Max von Stephanitz. Luego de la 2da. Guerra Mundial por mera resolución de quienes no estaban en su cabales, fue sacado del circuito con miras a su exterminio, comenzando allí la odisea del O.A.B.

Sin embargo, varios países, con EE.UU.., Canadá, Inglaterra y Austria como pioneros, continuaron su cría hasta extenderse a todo el mundo, Alemania incluida, a partir de 1980, fecha en que regresa a Europa.

Su cría fue prolija, correcta y extremadamente numerosa, cuidando siempre en forma rigurosa su salud física y temperamental.

Desde hace más de 50 años, la F.C.I. intenta cambiar el nombre de Ovejero Alemán Blanco, para incorporarlo a sus grupos, lo cual ha sido resistido por las principales Asociaciones Mundiales que los nuclean como el AKC, UKC, AWSA, White German Shepherd Dog International y ASOVAB en el ámbito de América del Sur.

Se lo intentó llamar: Pastor Canadiense, Pastor Americano Canadiense Blanco, etc., hasta llegar hoy a pretender llamarlo: Pastor Blanco Suizo. Esta es la peor de las incongruencias pues no solo fomenta un cambio de nombre sino también de origen.

Parecería que se pretende con este cambio de denominación, lograr que continúe siendo una raza paria, como la han mantenido por mas de 60 años, anulando el arduo y minucioso trabajo de todas las entidades independientes que han sostenido, mejorado y engrandecido esta raza.

Este intento de cambio de nombre implica además el grave problema que es desconocer una raza existente para recrear una nueva, acorde a intereses políticos.

En nuestro país, el trabajo que se ha realizado por ASOVAB, ha sido prolijo, a conciencia, siguiendo los principios para lo que fue creada.

Esto es, no ser un mero club por el solo hecho de incorporar animales a sus registros (por ende socios), anotando para ello a cualquier animal que se presentaba como Ovejero Blanco, sin verificar el origen real de su documentación, su sanidad física y demás requisitos acorde a nuestro reglamento.

Hemos sido cuestionados precisamente por no dar pedigree inicial a perros con displasia o problemas de temperamento. Hemos llevado además un control minucioso en las líneas de sangre.

El aceptar este nuevo planteo de la F.C.I. implica anotar perros sin antecedentes, lo cual nos lleva siempre a la pregunta inicial: ¿porqué la FCA, previa aceptación de este tema, no se acercó a quienes tienen el control y registro de todos los ejemplares reales existentes en el país, para no caer en el error de anotar ejemplares sin árbol genealógico?, ¿si durante tantos años, el OAB fue una raza independiente y creció fuerte como tal, porqué la insistencia de incorporarla al circuito con otra denominación?, ¿intereses comerciales, políticos o simplemente concluir la tarea que tiene incorporada desde hace años, es decir, negarlo como raza propia que es?.

Criar y llevar adelante una raza, cualquiera fuera, debería ser “siempre” para todo criador, un trabajo que debe llevarse a cabo con la ética mas alta, con la honestidad diaria y sobre todo, con el amor real por cada uno de los animales que dan al mundo. No debería transformarse en un mero comercio, sin importar el precio a pagar.

Como Presidente de Asovab, seguiré luchando junto a tantas Asociaciones en el resto del mundo, para que el Ovejero Alemán Blanco, continúe su desarrollo con su nombre genuino”.

Fuente: Fabián La Ragione - Presidente de ASOVAB - Asociación Pastor Blanco Suizo

La odisea del OAB ha llegado a un punto final, a partir del Convenio firmado por Asovab y F.C. en noviembre del 2006, por el cual la primera toma a su cargo la creación y Dirección del "Club de la Raza Pastor Blanco Suizo" en todo el país. Esto ha sido un gran logro para beneficio de una gran raza y el esfuerzo de tantos años en mantenerla en primera línea de sanidad tanto física como síquica.

 



Recomendar a un amigo...