Diagnostico del Sindrome de Cushing en caninos

¿Qué es el síndrome de Cushing?

El Síndrome de Cushing (hipercortisolismo o hiperadrenocorticismo) es una de las enfermedades endocrinas más comunes de los perros. Se define como el exceso crónico de cortisol plasmático y está caracterizado por una serie de alteraciones clínicas y bioquímicas. El síndrome de Cushing se presenta con mayor frecuencia en perros adultos o gerontes, aunque también se puede observar en animales jóvenes.

El cortisol es producido por las glándulas adrenales: dos pequeñas glándulas ubicadas en el abdomen, delante de cada riñón. La hormona ACTH (adrenocorticotropina) controla la producción y liberación de cortisol de las glándulas adrenales y es producida por la hipófisis: una glándula del tamaño de una arveja, ubicada en la base del cerebro.

La concentración de cortisol en sangre de animales sanos varía considerablemente a medida que fluctúa la demanda de cortisol del cuerpo. Por ejemplo, durante un período de estrés o enfermedad, las glándulas adrenales incrementan la producción de cortisol. Una vez superado dicho período, la concentración de cortisol en sangre regresa a la normalidad.


Sobreproducción de cortisol

En los perros con síndrome de Cushing hay una sobreproducción crónica de cortisol durante semanas y meses. Si bien la concentración de cortisol en sangre de un perro con síndrome de Cushing también fluctúa considerablemente, en general, suele ser más alta que en los perros sanos. El exceso de cortisol descargado al sistema circulatorio tiene un efecto perjudicial sobre el funcionamiento de muchos órganos y sistemas. El síndrome de Cushing predispone al desarrollo de múltiples complicaciones concurrentes y tiene un impacto negativo sobre la calidad de vida del animal.


¿Cuáles son las causas del síndrome de Cushing?

El síndrome de Cushing usualmente ocurre como resultado de un tumor en la hipófisis (más común) o en las glándulas adrenales (menos común). Independientemente de la causa, un perro que sufre de síndrome de Cushing desarrollará una combinación de signos clínicos que, inicialmente, pueden confundirse con signos asociados con el envejecimiento.

La mayoría de los perros con síndrome de Cushing (80 - 85%) presentan un tumor benigno en la hipófisis. Las células tumorales producen grandes cantidades de ACTH, que estimulan la producción excesiva de cortisol por parte de las glándulas adrenales.

En un 15 a 20 % de los casos, el síndrome de Cushing es causado por un tumor en una de las glándulas adrenales (o en ambas), el cual produce cantidades excesivas de cortisol.

Independientemente de la causa del síndrome de Cushing, el resultado es siempre el mismo: la producción de cortisol supera las necesidades del organismo.

Asimismo, se describen causas más raras de síndrome de Cushing por producción ectópica de ACTH y por receptores aberrantes.


¿Cómo reconocer los signos del síndrome de Cushing?

El síndrome de Cushing se produce principalmente en perros de edad avanzada. Existe una ligera predisposición en hembras, respecto a machos. Se presenta tanto en perros mestizos como en perros de raza (mayor predilección por razas pequeñas: ej. caniche).

Por lo general, el curso de la enfermedad es lento e insidioso. Los signos clínicos más comunes incluyen: aumento del consumo de agua y micciones, apetito voraz (usualmente subestimado por los propietarios, ya que la consideran signo de salud), abdomen péndulo o barrigón, alteraciones en la piel (alopecia, piodermias recurrentes, piel fina e inelástica, hiperpigmentación), jadeo, letargo, debilidad, atrofia muscular y ausencia de celo en las perras no castradas.

Algunos de estos signos son similares a aquellos asociados con el proceso normal de envejecimiento y ocurren lentamente durante varios meses, lo cual dificulta la identificación del problema.


Los signos más visibles del síndrome de Cushing incluyen:

- Micciones excesivas (frecuencia y volumen)

- Excesivo consumo de agua

- Apetito voraz

- Jadeo excesivo, incluso en estado de reposo

- Pérdida de masa muscular y debilidad

- Abdomen prominente o “barrigón”

- Letargo

- Pérdida de pelo, piel fina e inelástica, e infecciones recurrentes

No todos los perros reaccionarán a la sobreproducción de cortisol del mismo modo y, por lo tanto, es probable que su perro no muestre todos estos signos. Consulte siempre con su veterinario en caso de percibir cambios en su perro en relación a: nivel de energía, peso, comportamiento, consumo de agua, micciones o apetito. CONSULTE


Diagnóstico del síndrome de Cushing en perros

Es probable que su veterinario sospeche inicialmente que se trate de síndrome de Cushing debido a la apariencia de su perro y a los signos que usted nota en su casa. El diagnóstico del síndrome de Cushing no es sencillo y requiere de una serie de pruebas (sangre y orina) y de estudios por imágenes (ecografía abdominal para observar las glándulas adrenales y otros órganos internos, o bien, una resonancia magnética para observar las características de la hipófisis).

Generalmente, su veterinario comenzará el proceso de diagnóstico con un laboratorio de rutina: bioquímica general, hemograma completo, análisis de orina y, posiblemente, relación cortisol/creatina en orina para evaluar la salud general de su perro.

Si los resultados de estos exámenes preliminares son consistentes con Cushing y no hay otras preocupaciones, su veterinario comenzará entonces a realizar pruebas dirigidas específicamente a examinar la producción de cortisol de su perro.

No existe ningún examen específico que pueda identificar el síndrome de Cushing el 100 % de las veces. De modo tal que el diagnóstico endocrino se alcanza integrando múltiples exámenes. Las dos pruebas más utilizadas para confirmar el diagnóstico de síndrome de Cushing se denominan: Test de supresión con dexametasona a dosis bajas (LDDST) y Estimulación con ACTH. Puede que sea necesario realizar ambas pruebas.

Para realizar el LDDST, el veterinario tomará tres muestras de sangre para medir los niveles de cortisol cada 4 horas después de administrar una inyección de dexametasona. Esta prueba evalúa la capacidad de su perro para responder al efecto inhibitorio de la dexametasona en la hipófisis y bajar así los niveles de cortisol. Los perros con síndrome de Cushing tienen dificultad para reducir su cortisol en respuesta a la inyección de dexametasona. En algunos casos, el LDDST puede también ayudar a identificar si su perro tiene un tumor hipofisario o adrenal.

Para realizar la estimulación con ACTH, el veterinario tomará unas muestras de sangre para medir el cortisol antes y después de que su perro reciba una inyección de ACTH sintética. Esta prueba evalúa la reserva adrenal frente a un estímulo supra fisiológico de ACTH. Los perros con síndrome de Cushing tienen un incremento exacerbado en el cortisol luego de la administración de ACTH.

Además del LDDST y de la estimulación con ACTH, su veterinario también podrá optar por realizar estudios por imágenes, como una ecografía abdominal (y así evaluar las glándulas adrenales, el hígado, vesícula biliar y otros órganos vitales) o tomografía/resonancia magnética. 

Para conocer el nuevo tratamiento del Sindrome de Cushing 
  Visitar la siguiente pagina - CLIC AQUI

Agradecemos la colaboración para la publicación de este artículo a los siguientes autores:

 Diego Miceli, Vet, PhD, Esp - SAEM: Veterinario (UBA). - Doctor en Ciencias Veterinarias (UBA). - Especialista en Endocrinología (SAEM). - Médico de planta de la Unidad de Endocrinología del Hospital Escuela (UBA). - Miembro del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IByME-CONICET). - Docente de grado y posgrado en Endocrinología (UBA). - Tutor de pasantías de grado y posgrado (UBA). - Disertante nacional e internacional en el área de endocrinología. - Formación en el exterior: UCM (Madrid), UU (Utrecht), UniBO (Bologna). - Autor y co-autor de artículos científicos sobre Síndrome de Cushing canino. - Evaluador de revistas científicas nacionales e internacionales. - Miembro de la Sociedad Europea de Endocrinologíaa Veterinaria (ESVE). Contacto: dd_miceli@hotmail.com   

Dr. Jorge Daniel García: Veterinario, egresado en el año 2001 de la Universidad de Buenos Aires (UBA)-Argentina. - Especialista en Endocrinologíaa de Pequeños Animales (Consejo Profesional de Médicos Veterinarios). - Especialista en Medicina Nuclear. - Pos grado en Radioisótopos (FFyB-UBA). - Integrante de la Unidad de Endocrinología y Metabolismo, Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad de Buenos Aires (UBA). - Director de Diagnóstico Nuclear Veterinario, Hospital Veterinario del Oeste, Bs. As. - Miembro de la Sociedad Argentina de Endocrinología y Metabolismo (SAEM). - Miembro de  comisión directiva de AVEACA. - Docencia en Centro de Especialidades Médicas Veterinarias (CEMV). - Docente de pos grado - Universidad de Buenos Aires (UBA). - Docente en cursos de grado y pos grado en Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y  Universidad del Salvador (USAL). - Docente de Endocrinología de pos grado en Universidad de las Américas (UDLA), Santiago de Chile. - Autor y coautor de publicaciones científicas y capítulos de libros. - Asesor científico de laboratorios nacionales y extranjeros. - Disertante a nivel nacional e internacional. - Contacto: jorgendoc@yahoo.com.ar 

Laboratorio CHEMOVET - ONCOVET TL - TRILOSTANO 30 mg en comprimidos ranurados muy fáciles de administrar - Chemovet - Laboratorio Farmacéutico Veterinario - 9 de Julio 3875 – Lanús - Buenos Aires – Argentina TE: +54 - 011- 4220 – 3594 - Correo: chemovet@gmail.com - www.chemovet.org 




Recomendar a un amigo...






Archivos para descargar

Diagnostico y tratamiento del Sindrome de Cushing en perros - 438.15 KB - (Portable Document Format (.pdf))
Diagnostico y tratamiento del Síndrome de Cushing en caninos