Infecciones foliculares bacterianas en caninos

Enfermedades de la piel en caninos
Foliculitis bacteriana superficial canina. Piodermias caninas


Infecciones foliculares bacterianas superficiales de la piel en caninos

Todos nosotros, quienes nos encargamos de la salud de las mascotas como así sus dueños, alguna vez hemos tenido la desagradable experiencia de tener que enfrentarnos a un canino con foliculitis bacterianas superficiales a repetición. Definimos foliculitis bacteriana superficial como la infección superficial del folículo piloso canino con bacterias, especialmente Stafilococcus intermedius.-

 Estas foliculitis bacterianas superficiales se manifiestan en perros de pelo corto como pequeñas “montañitas”, sobre todo en el dorso del animal, las que si son removidas, dejan un área alopécica, y un manto piloso progresivamente deteriorado y ralo. En los perros de pelaje largo, las foliculitis se manifiestan en un principio como áreas de pelo mas seco, deslustrado, ralo, y si se separa el manto piloso con las manos se aprecian lesiones alopécicas en profundidad, rodeadas de un halo costroso e inflamatorio.-

Es común que estas piodermias caninas cedan al tratamiento con antibióticos y baños antisépticos, pero muchas veces recidivan al suspender la medicación.- Es posible también que vayan acompañadas o no de picazón o prurito.-

Entonces, la base del tratamiento es tratar de identificar la enfermedad de base que perpetúa estas foliculitis: lo primero que debemos hacer es combatir la infección con antibióticos adecuados (cefalexina, lincomicina) y baños antisépticos (Clorhexidina) durante 3 a 4 semanas. Superada la infección, vemos si con la piel sana, el prurito continúa. Nos inclinaremos entonces por una enfermedad de base pruriginosa: alergias, ectoparásitos, etc.- 

Si no hay prurito, evaluaremos alguna patología endocrina (hipotiroidismo, Enfermedad de Cushing,) o metabólica (carencia de ácidos grasos insaturados, de vitamina A).-

Si la investigación respecto del problema de base no nos permite arribar a un diagnóstico etiológico del síndrome, debemos concluir en que el animal padece de una foliculitis bacteriana a repetición o idiopática.- En ese caso, el tratamiento con antibióticos deberá ser permanente (a dosis subóptimas o a semanas intercaladas). En este caso, debe utilizarse un antibiótico bactericida, que no induzca resistencia durante el tratamiento crónico.- Puede agregarse al tratamiento crónico el uso de bacterinas antiestafilococcicas, vía oral o subcutánea. Existen varas presentaciones.-

Concluimos en que la base del problema es encontrar la patología responsable de las recidivas, reservando el tratamiento crónico con antibióticos agotadas todas las instancias de la investigación.-

Agradecemos la colaboración para la publicación de esta nota al:

Dr. Eduardo A. Tonelli - Médico Veterinario – J.T.P. del Servicio de Dermatología - Hospital Escuela - Facultad de Ciencias Veterinarias – Universidad de Buenos Aires - Av. San Martín 4453 - Capital Federal - Ciudad de Buenos Aires

Consultas Dr. Eduardo Tonelli »

 



Recomendar a un amigo...