La gata una gran mama

Es extraordinario, observar el comportamiento de cualquier animal frente a sus hijos, pero las gatas en especial, tienen una forma muy personal, (como todo en su especie) de cuidar a su prole.

La mamá gata se vuelve muy ansiosa, buscando un sitio donde parir. Esto sucede aunque la gata sea doméstica y nunca salga de nuestra casa, es increíble como sus ancestros traspasan a estos animales sus instintos, ellas buscan un lugar a salvo de depredadores, del frío y de las distintas adversidades.

 No solo buscan con esmero un lugar especial, sino que también muestran más agresividad hacia los desconocidos, pero especialmente con los gatos machos aunque sean conocidos por ella.

Estudios realizados en gatas preñadas, demostraron que, aunque están pesadas y caminan lentamente, ante un estímulo reaccionan con más agresividad que otras gatas sin preñar.

A pesar de todo esto, una gata dentro de un ambiente familiar, va a ir a buscar la ayuda de quien ella considere su amo, para que la ayude en el parto, es tan perseverante en este aspecto, que perseguirá a su amo por toda la casa, y si ya comenzado el trabajo de parto el amo se va de su lado, a veces es capaz de poner en peligro su prole y seguir a su amo. Este comportamiento no se presenta en ninguna otra especie animal

 


Recomendar a un amigo...